Ojo con las actividades físicas intensas: hay más contaminación en Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha alertado de la entrada de masas de aire africano con partículas de polvo en la capital, lo que -unido a otras fuentes contaminantes como el humo del tráfico- puede provocar niveles de contaminación más altos de los habituales. Hoy miércoles, la situación ha empeorado, por lo que el Consistorio recomienda evitar hacer esfuerzos físicos al aire libre.
Predicción de la nube de polvo sobre España, para el miércoles 26 a las 6.00 (Universidad de Atenas).
Predicción de la nube de polvo sobre España, para el miércoles 26 a las 6.00 (Universidad de Atenas).
20minutos.es

El elemento que preocupa al Ayuntamiento son las partículas en suspensión, cuya abundancia puede causar problemas respiratorios en los ciudadanos.La contaminación prevista para el martes estaba, según la web del

Sistema de Información Medioambiental municipal, entre 40 y 80 microgramos de partículas por metro cúbico.

Hoy, el nivel de polución en el aire es aún mayor, con una concentración de partículas en suspensión de entre 80 y 160 microgramos/m3. El nivel máximo recomendado por la Unión Europea es de 50 µg/m3.

Cuidado al hacer deporte al aire libre

Aunque las partículas son de origen natural y no suponen un riesgo marcado para la salud, desde el Consistorio se recomienda a los ciudadanos, sobre todo si tienen problemas respiratorios, que eviten realizar actividades que les supongan esfuerzo físico al aire libre.

Recomienda además que se utilice el transporte público para reducir el nivel de partículas en el aire, puesto que el tráfico es una de las fuentes de la contaminación por partículas.

La situación es similar a la vivida en febrero, cuando otra nube de polvo africano puso en alerta a los servicios municipales. Sin embargo, en esa ocasión la lluvia y el viento disiparon sus efectos.

¿De dónde salen las partículas en suspensión?En áreas urbanas, este agente contaminante proviene de una gran variedad de fuentes, principalmente artificiales (industria o tráfico), pero también, en menor proporción, naturales (polvo africano, aerosol marino, materia mineral natural del suelo o emisiones biogénicas forestales).

Los últimos informes de la Organización Mundial de la Salud destacan además que su potencial impacto sobre la salud está en relación tanto con su composición, como con su tamaño de partícula, puesto que las más pequeñas -como las que respiran habitualmente los madrileños- son las que más afectan a la respiración.

En Madrid, algunas estaciones utilizadas para medir la contaminación ya han superado los máximos anuales recomendados por la UE, entre ellas, la de Plaza de Castilla.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento