El disco que Amy Winehouse nunca pudo terminar

  • Amy Winehouse no había publicado nuevo disco desde 2006.
  • Algunos medios aseguran que la cantante tenía varios temas acabados y que no habían visto la luz porque no alcanzaban la calidad de los anteriores.
Amy Winehouse, en una actuación en Baltimore, Estados Unidos, en 2007.
Amy Winehouse, en una actuación en Baltimore, Estados Unidos, en 2007.

Desde la publicación de Back to black, el disco que brindó a Amy Winehouse hasta cinco premios Grammy en 2008, los fans de la diva del moño esperaban impacientes a que esta anunciara nuevo trabajo.  Sin embargo, esa noticia nunca llegó.

El pasado 23 de julio, Amy Winehouse fue encontrada sin vida en su apartamento de Candem, en Londres. Atrás quedaron múltiples intentos por recomponer su carrera y grabar un nuevo álbum -el que hubiera sido el tercero de su discografía-, así como periodos en rehabilitación, entradas y salidas del estudio, retiros en la isla de Santa Lucía, juergas, rupturas amorosas, conciertos notables y esperpénticos, cancelaciones de giras y un número por determinar de temas inéditos, algunos rechazados por su sello por sonar demasiado 'reggae' o, dicen, por no alcanzar la calidad de los anteriores.

Tras su fallecimiento, muchos son los que se preguntan si Amy, atrapada por un espiral de desorden y adicción, fue capaz de crear nuevo material. También si este contiene momentos tan vibrantes como los proporcionados por You know I'm no good o Back to black y si verán la luz algún día.

Por ahora, y a falta de confirmación de su sello discográfico, Universal, que asegura que todavía es "muy pronto para tener datos " y que en el útimo año la trayectoria de la solista estaba enfocada a su gira y no a lanzar un nuevo CD, todo son especulaciones. Sin embargo, muchos profesionales de la industria musical auguran que su casa de discos no dejará pasar la oportunidad de lanzar un disco póstumo que, además de rentable, debe satisfacer a los seguidores de Amy.

Demasiado reggae

Durante dos años, hasta 2008, los temas de Back in black sonaron en emisoras, programas televisivos, pubs, discotecas, fiestas de pueblos y banquetes de bodas. Amy Winehouse obtuvo fama y reconocimiento internacional. Pero tras explotar el éxito de temas como Rehab o Tears dry on their own, la solista inició un retiro en la isla de Santa Lucía para, supuestamente, buscar inspiración y alejarse de los malos hábitos que habían puesto en peligro su salud en Londres.

De aquella experiencia trascendió que Winehouse, gran aficionada al ska y a los ritmos caribeños, había perfilado algunas canciones que no habían sido del gusto de su discográfica porque sonaban "demasiado reggae", un género tal vez no tan vendible como ese otro soul rejuvenecido de los primeros discos.

Winehouse siguió, supuestamente, componiendo, aunque no hay certeza del  número de canciones que terminó.  Según The Mirror, la artista contaba con varios temas nuevos, tantos como para llenar tres álbumes, pero al no alcanzar la brillantez de los anteriores, su lanzamiento fue pospuesto.

Otros medios como The Telegraph sostienen que el tercer LP de la inglesa se encontraba en proceso, grabado en una maqueta, y que se publicará una vez que los padres de Amy den su consentimiento.

El hecho de que la cantante no interpretara ninguno de esos cortes en sus últimos conciertos hace dudar, sin embargo, de que sus últimos años fueran tan fructíferos como se rumorea. Ahora su sello tiene la última palabra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento