Tiroteo en Utøya
Muchas personas en la isla de Utøya trataron de huir tras el tiroteo lanzándose al mar o escondiéndose en la orilla de la isla, como muestra la imagen. Vegard M. Aas /REUTERS

La policía noruega busca a un posible cómplice del presunto autor de los dos atentados perpetrados este viernes en el centro de Oslo y en un campamento juvenil de una isla cercana a la capital, en los que murieron 92 personas. Dicen que no hay pruebas, pero que no se puede descartar. La Policía basa esa hipótesis en declaraciones de testigos presenciales.

El portavoz de la Policía de Oslo, en rueda de prensa, ha reconocido que todavía hay cuatro o cinco personas que están en paradero desconocido en la isla de Utøya. Además, no descartan hallar más víctimas entre los escombros de los edificios afectados por la explosión del coche bomba en Oslo.

La Policía sigue interrogando al presunto autor de la matanza La Policía sigue interrogando al presunto autor de la matanza, que ya tiene un abogado defensor. Sin embargo, no ha contado todavía los motivos de su matanza ni si actuó en solitario. Agentes noruegos han interrogado también a sus familiares y están revisando la granja de su propiedad. También han certificado que compró hasta 6 toneladas de abono fertilizante que se puede utilizar como explosivo.

El coche que utilizó para colocar los explosivos en el centro de Oslo llevaba muy poco tiempo aparcado en el lugar cuando fue explosionado, ha dicho también la Policía. El detenido puede ser interrogado por la Policía hasta el lunes, día en que ingresará en prisión acusado de "actos de terrorismo".

Primer sospechoso

El autor del ataque al campamento juvenil ha sido identificado como un noruego de 32 años, cercano a los ambientes ultraderechistas y al parecer fundamentalista cristiano, que entró en el recinto con uniforme de la Policía.

Ambos ataques fueron perpetrados con apenas dos horas de diferencia y se barajaba, como hipótesis más sólida, que el sospechoso había activado el coche bomba que estalló en la capital para luego seguir hacia la isla, a unos 40 kilómetros.

El doble atentado fue calificado de "tragedia nacional" por el primer ministro, Jens Stoltenberg, quien tenía previsto visitar precisamente este sábado el campamento de las juventudes socialdemócratas (su partido) de la isla de Utøya, donde estaban concentradas unas 560 personas.

Detienen a un hombre con un cuchillo

Por otro lado, la Policía noruega ha detenido este sábado por la mañana a un hombre armado con un cuchillo en el exterior del hotel Sundvollen, en el que el primer ministro, Jens Stoltenberg, se encontraba visitando a las víctimas del tiroteo de la isla de Utøya, según ha informado la cadena de televisión noruega NRK.

Tras haber sido arrestado, el individuo ha asegurado a la prensa que llevaba el cuchillo porque no se sentía seguro. En este hotel permanecen muchos de los heridos en el tiroteo de la isla de Utøya, que ha acabado con la vida de 84 personas.