La Policía noruega ha imputado por "actos de terrorismo" a Anders Behring Breivik, el joven noruego de 32 años detenido por el doble atentado cometido este viernes en Oslo y en la isla de Utøya, en el que perdieron la vida al menos 76 personas.

La Policía, que al principio dijo que el sospechoso, detenido tras la matanza en la isla, actuó en solitario, investiga ahora si pudo tener un cómplice. Varios medios de comunicación sugieren, citando a testigos presenciales, que hubo al menos dos personas disparando en la isla en la que fallecieron 86 personas, la mayoría jóvenes de un campamento organizado por el partido del Gobierno.

Del detenido se sabe que tenía permiso de armas y que había comprado una pistola, un fusil y una escopeta.También ha trascendido que compró en los meses de abril y mayo varias toneladas de fertilizantes que pueden utilizarse como explosivos para su empresa hortícola. La Policía está registrando ya la granja de su propiedad.

Anders Behring Breivik formó parte entre los años 1999 y 2006 de las juventudes del partido conservador noruego, Fremskrittspartiet, en la oposición en la actualidad.

Behring tendría lazos con la extrema derecha. Según el diario VG, el sospechoso había colgado mensajes en Internet declarándose cristiano fundamentalista, nacionalista y enemigo de la sociedad multicultural.

Mensajes ultraderechistas y antimusulmanes

En un registro efectuado en su domicilio tras los ataques la policía encontró varios mensajes colgados en Internet con contenidos ultraderechistas y antimusulmanes, según declaraciones policiales a la cadena pública NRK.

En su único mensaje escrito en su perfil de Twitter, Anders Behring Breivik decía: "Una persona con una creencia es tan fuerte como 100.000 que solo tienen intereses"

Una persona con una creencia es tan fuerte como  100.000 que solo tienen intereses Testigos relataron a ese mismo medio que el agresor entró en el campamento juvenil socialdemócrata de la isla con uniforme de la Policía y se identificó como tal para acceder al recinto. En el momento de la matanza se encontraban en esas colonias socialdemócratas unas 560 personas.

Según un guarda del campamento, el agresor explicó que iba a revisar la seguridad y, por lo que apreció, llevaba dos armas.

El ataque en la isla ocurrió sobre las 17.30 hora peninsular española, unas dos horas después del atentado con coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo, con al menos 8 personas muertas.