Alberto Fabra, actual alcalde de Castellón y coordinador del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, será el próximo presidente de la Generalitat valenciana y el nuevo líder de los 'populares' valencianos.

Así lo propuso este miércoles Francisco Camps, tras su dimisión al frente de ambos cargos, a la Junta Directiva Regional, que aprobó por aclamación la opción de Alberto Fabra, quien no tiene ninguna relación familiar con Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón. Los favoritos en un principio eran Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, y Paula Sánchez de León, vicepresidenta del Consell. Sin embargo, ni una ni otra relevarán al dimitido Camps.

La Comunitat Valenciana tendrá por primera vez en la historia de la democracia a un castellonense al frente de la Generalitat Barberá, la dirigente del PP valenciano con mayor popularidad, tiene 63 años, frente a los 47 de Fabra, un dirigente con mayor recorrido político. Por su parte, Sánchez de León es una política de la máxima confianza de Francisco Camps, lo que le ayudó a ser designada vicepresidenta, pero también le ha restado opciones de ser la sucesora ahora que Camps se encontraba en una situación de extrema debilidad política.

La Comunitat Valenciana tendrá por primera vez en la historia de la democracia a un castellonense al frente de la Generalitat. Alberto Fabra (Castellón, 1964) es diputado autonómico desde 2007 y concejal del Ayuntamiento de Castellón desde 1991, así como alcalde de esta ciudad desde 2005.

En noviembre de 2009, con una de las crisis de Gürtel, fue nombrado coordinador regional del PPCV, lo que disparó sus opciones como posible sucesor de Francisco Camps. De hecho, Alberto Fabra contaba a su favor con el apoyo de la secretaria general del PP y presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, quien ante la reiterada negativa de Rita Barberá -la opción que inicialmente prefería Rajoy- de optar a relevar a Camps sondeó la opción del alcalde de Castellón.

Solución de consenso

Alberto Fabra se puede considerar una solución de consenso entre las diferentes sensibilidades del PP de la Comunitat Valenciana. No en vano, es una persona que siempre ha mantenido la lealtad hacia Francisco Camps, quien le ha ido dando mayor poder interno. También cuenta con el apoyo de la dirección provincial del PP de Castellón.

Incluso, es bien visto por el todavía presidente provincial del PP de Alicante, el zaplanista Joaquín Ripoll. También es considerada una buena opción por Alfonso Rus, barón provincial del PP de Valencia, quien no obstante siempre ha preferido un presidente de la Generalitat de Valencia, ya fuera Rita Barberá o Sánchez de León.

Consulta aquí más noticias de Valencia.