Hambruna en Somalia
Una mujer lleva a su hijo, con síntomas de malnutrición, en un campo de refugiados de Mogadiscio, Somalia. Ismail Taxta / REUTERS

Las Naciones Unidas declararon este miércoles oficialmente situación de hambruna en dos regiones del sur de Somalia, Bakool y Bajo Shabele, una circunstancia que no se daba en este país del Cuerno de África desde 1992.

Es la situación de inseguridad alimentaria más grave que hay hoy en el mundo "Cada día que nos retrasemos en prestar asistencia es, literalmente, cuestión de vida o muerte para los niños y sus familias en las áreas afectadas por la hambruna", aseguró en una rueda de prensa celebrada en Nairobi el coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU para Somalia, Mark Bowden.

Asimismo, el responsable humanitario de la ONU para Somalia advirtió de que esta hambruna representa la situación de inseguridad alimentaria más grave que hay hoy en el mundo, con los índices de malnutrición más altos del planeta, que alcanzan el 50% en algunas zonas del sur del país.

Los datos facilitados por las Naciones Unidas muestran que casi la mitad de la población de Somalia, unos 3,7 millones de personas, están en crisis humanitaria, de los cuales 2,8 se encuentran en el sur.

El sur de Somalia está, prácticamente en su totalidad, bajo el control de la milicia integrista islámica Al Shabab, vinculada a Al Qaeda, que el pasado día 5 de julio levantó el veto impuesto en 2010 a que las organizaciones humanitarias operaran en sus dominios.

Según cifras de las Naciones Unidas, la sequía y sus devastadores efectos en el Cuerno de África mantienen en situación crítica a al menos 10 millones de personas de la región. No obstante, la ONU no prevé que la hambruna vaya más allá del sur de Somalia, pese a la situación de grave crisis alimentaria que padecen el sur de Etiopía y norte de Kenia.

Naciones Unidas había pedido 1.000 millones de dólares para resolver esta crisis , pero los países y organismos internacionales sólo han comprometido 200.

"Pérdida masiva de vidas"

Intermón Oxfam pedía este martes, horas antes de la declaración de la ONU, a los países ricos y los organismos internacionales que intensificasen "urgentemente" su ayuda económica a los países afectados, Somalia, Kenia y Etiopía.

La ONU había pedido 1.000 millones a los Gobiernos y sólo ha conseguido 200 Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam, ha subrayado que "No hay tiempo que perder si queremos evitar la pérdida masiva de vidas". "Los Gobiernos de algunos países ricos -dice- serán culpables de negligencia intencionada si no hacen un esfuerzo para evitar una catástrofe en África oriental y aportan los 800 millones necesarios".

Reino Unido se ha comprometido a aportar cerca de 145 millones de dólares, España aportará 14 y la Unión Europea destinará alrededor de 8,5, mientras que Francia, Dinamarca e Italia no han concretado "ninguna suma significativa", según Intermón Oxfam.

¿Qué es la hambruna?

Es el estadio de mayor gravedad de una crisis humana, el que sigue a una emergencia humanitaria, según explican en Acción contra el Hambre. La última hambruna data de 1992, cuando perdieron la vida 300.000 somalíes. Los principales indicadores que la definen son:  Tasa de desnutrición aguda por encima del 30%;  Elevada mortalidad. Más de 2 fallecimientos por cada 10.000 personas al día; Imposibilidad de acceder a los alimentos y muy limitado acceso al agua (menos de 4 litros por persona al día); Desplazamientos masivos de población; Mecanismos de adaptación y resistencia agotados. Pérdidas de recursos y activos; Dependencia de la ayuda exterior.