En el reparto cuenta con la actriz Kirsten Dunst (Spider-Man), interpretando a la reina. Y el coste del alquiler del palacio ha sido 300.000 euros sin contar los impuestos.