La primera edición del festival bilbaíno, que busca rellenar el hueco que dejaron las World Series, va dando forma a un evento que será de talla internacional. Además de las estrellas ya confirmadas, por Bilbao pasarán unos 40 artistas.

Con un presupuesto de 4 millones de euros, el recinto tendrá dos escenarios, dos carpas techno y una pop, seis de hostelería, mercadillo... todo un montaje para recibir a decenas de miles de personas en pleno verano.

Aunque falta la confirmación de muchos artistas todavía, los organizadores ya han estructurado el evento de cara al público. El festival abrirá sus puertas a las 16.00 horas, y a las 17.00 h comenzarán los conciertos en directo, que se prolongarán toda la noche.

También se trabaja en el transporte público, debido a los problemas para aparcar, así como en la explanada en la que se podrá acampar gratis.