La Sociedad Pública de Alquiler quiere subir la renta un 18,5% a cerca de 90 familias

  • La Sociedad Pública de Alquiler (SPA) quiere subir el precio del arrendamiento un 18,5% a 89 familias para "aproximarlas a la realidad del mercado".
  • Sin embargo, el sector de la vivienda y el alquiler están a la baja.
  • Desde la SPA aseguran que, a pesar del incremento, los alquileres de estas familias siguen estando un 36% por debajo del precio que marca el mercado.
  • Seis años de Sociedad Pública de Alquiler: pisos vacíos y cambio de enfoque.
Bloque de viviendas sobre las que la SPA quiere incrementar el precio del alquiler en la calle Mallorca, Madrid.
Bloque de viviendas sobre las que la SPA quiere incrementar el precio del alquiler en la calle Mallorca, Madrid.
Afectados por la SPA

"Yo no tengo por qué pagar una mala gestión de la Sociedad Pública de Alquiler (SPA)". Así de rotunda se muestra Raquel F.M., una de las inquilinas a la que la SPA quiere subir el precio del arrendamiento un 18,5% para "aproximarlo a la realidad del mercado", a pesar de que el sector de la vivienda está a la baja.

Raquel forma parte de una de las 89 familias que se encuentran en esta situación. Hace cinco años, el entonces Ministerio de Vivienda les ofreció pisos para menores de 35 años a un buen precio cuyo contrato cumple el próximo mes de septiembre. Las viviendas pertenecían a la Tesorería General de la Seguridad Social y eran gestionadas por la SPA, un organismo creado en 2005 para fomentar el alquiler que no ha obtenido los resultados esperados.

"Ahora, cuando se nos cumplen los contratos, nos dicen que podemos quedarnos pero ajustando el precio del alquiler al mercado", explica Raquel, de 33 años y técnica de cooperación al desarrollo. "Nosotros pensamos que nos lo rebajarían, dada la actual situación de los alquileres. Cuál es nuestra sorpresa cuando descubrimos que su intención es incrementarlo en un 18,5% a partir de septiembre", detalla esta inquilina madrileña.

"Los argumentos que justifican la subida esconden una mala gestión de la SPA quien ha generado grandes pérdidas desde su creación", aseguran los afectados en un comunicado. Este incremento es inasumible para una parte de las familias, según detalla Raquel, que pasaría a pagar 961 euros, en lugar de los 811 que paga ahora por su piso de 107 metros cuadrados en la calle Mallorca, en el barrio de Embajadores.

Uno de sus vecinos, Marcos M. R., se encuentra en una situación similar. "No entendemos esa subida desproporcionada del alquiler", explica Marcos, ayudante de profesor en una universidad pública. "Tanto a mí como a mi pareja el Estado nos ha recortado el sueldo un 5%", se queja el joven de 36 años. "Estos pisos fueron construidos en los años 30, están más que amortizados, lo único que le pedimos al Gobierno es que no nos exija más alquiler con menos salario", continúa.

"Su alquiler sigue siendo un 36% más barato"

Por su parte, la Sociedad Pública de Alquiler asegura que a pesar de esta subida, los alquileres de estas familias siguen estando un 36% por debajo del precio que alcanzarían en el mercado. "Todas las familias han aceptado esta revisión, excepto las 17 que viven en la calle Mallorca", detallan desde la SPA.

La función de este organismo es "garantizar un alquiler asequible" a personas que lo necesiten. "Estos inquilinos son de clase social media, no necesitan más del 25% de sus ingresos para hacer frente al alquiler y viven en pisos de 100 metros cuadrados por 800 euros de media en el centro de Madrid", explican desde la SPA.

A lo largo de estos cinco años, lo único que ha incrementado el precio de los arrendamientos de estas familias ha sido el IPC. Ahora, tras cumplirse el contrato, los inquilinos tienes dos opciones, aceptar las nuevas condiciones o dejar la vivienda. "En caso de que decidan marcharse, la SPA les proporciona alternativas que se ajusten a su presupuesto, no dejamos a nadie en la calle", asegura una portavoz de la entidad.

Una situación que comprende Pablo Rodríguez, otro de los afectados. "Sabemos que no es el alquiler más caro del mundo", reconoce este joven aparejador, "pero nos supone un gran esfuerzo adicional". Pablo vive con su pareja, que actualmente está en paro, y un amigo.

A pesar de todo, la explicación de la SPA no les convence y siguen sin comprender cómo una entidad pública decide subir el precio de su alquiler en estos tiempos de crisis económica y cuando la burbuja inmobiliaria ha provocado un descenso importante del mercado de la vivienda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento