Los expertos realizaron la investigación con 176 estudiantes de entre 18 y 28 años mediante un juego que consistía en repartirse dinero a la vez que se les ofrecían imágenes sensuales. Se confirmó que aceptaban las peores ofertas económicas; en cambio, las mujeres fueron inmunes.