Imagen de la Bolsa madrileña
Imagen de la Bolsa madrileña. EFE/Javier Lizón

La prima de riesgo de la deuda española a 10 años, que es el sobrecoste que los inversores exigen para comprar esos títulos en vez de los alemanes, ha pulverizado este lunes sus récords hasta alcanzar los 336 puntos básicos al cierre de la sesión, el máximo desde la creación del euro en 1999.

La subida de la prima de riesgo respecto a los 284,5 puntos básicos del viernes, que es la mayor en una jornada desde que existen datos comparables en la era del euro, estuvo motivada por la ola de desconfianza en torno a los países periféricos europeos, que se ha avivado en las últimas jornadas por los problemas políticos y económicos de Italia. El repunte de la prima de riesgo se explica porque la rentabilidad que ofrecen los títulos españoles a 10 años se disparó hasta el 6,030%, su nivel más alto desde 1997, respecto al 5,675% del pasado viernes.

La rentabilidad que ofrecen los títulos españoles a 10 años se disparó hasta el 6,030%, su nivel más alto desde 1997 En cambio, el rendimiento de la deuda soberana alemana se hundía hasta el 2,672%, frente al 2,83% del viernes, al ser valor refugio para los inversores. Los inversores pasaron factura a la deuda soberana de todos los países periféricos, especialmente a la de Italia, cuya rentabilidad para los títulos a 10 años subió hasta el 5,679%, frente al 5,264% del cierre de la semana pasada.

De este modo, la prima de riesgo o el diferencial entre el rendimiento de los títulos italianos y los alemanes se disparó hasta 300 puntos básicos al cierre de la jornada. La última ola de pánico que ha azotado los mercados de deuda se desató la semana pasada por los escándalos que afectan al ministro de Economía de Italia, el encargado de proponer un plan de ajuste de la economía, y el temor a que varios bancos italianos no superen las pruebas de solvencia que se publicarán el próximo viernes.

Hace un año, la prima de riesgo de España rondaba los 206 puntos básicos, mientras que la de Italia estaba reducida a 138 puntos básicos. En el caso de Irlanda, ese diferencial se situaba en 192 puntos básicos, en tanto que la de Portugal se colocaba en 202 puntos básicos y la de Grecia, que ya entonces había necesitado ayudas de la UE, rozaba los 700 puntos básicos.

Caída en la Bolsa

Las dudas respecto al sector financiero italiano y al segundo rescate a Grecia también han lastrado a la Bolsa española que cayó el 2,69 %, hasta los 9.670,60 puntos, un nivel que no registraba desde el pasado enero. Así, el principal selectivo de la Bolsa española, el Ibex 35, que llegó a bajar el 3,52% en la sesión, cerró la jornada con una caída de 267,60 puntos, equivalentes al 2,69%, con lo que pierde todo lo ganado en lo que va de año, periodo en el que ya registra pérdidas del 1,91%.

La gran perjudicada de la jornada ha sido la banca Tras cerrar el pasado viernes con un retroceso semanal del 5,28 % -su peor semana desde noviembre-, la Bolsa española mantuvo este lunes la tendencia negativa. La gran perjudicada de la jornada ha sido la banca, que ha visto como la cotización de sus títulos se ha desplomado por encima del 3%: CaixaBank (-5,29%), Banco Popular (-4,28%), BBVA (-4,06%), Banco Sabadell (-3,97%), Banco Santander (-3,16%) y Bankinter (-3,08%). Sin embargo, Sacyr ha sido el valor que más ha perdido durante la jornada, con un retroceso del 5,69%.

Por su parte, 'pesos pesados' como Telefónica o Repsol también han acabado la jornada con importantes pérdidas y han cedido un 2,2% y un 1,29%, respectivamente. En el resto de plazas europeas, Milán ha sufrido el mayor golpe, con una caída de más del 4% ante la crítica situación por la que atraviesa su economía , por delante de París (-2,7%), Francfort (-2,3%) y Londres (-1%). Tambien registraron caídas la Bolsa de Fráncfort, con un 2,33%; París,  con un 2,71% y Londres, con un 1,03%.