El sistema electoral alemán que le gusta a Rubalcaba, un modelo complejo con dos tipos de voto

  • Se vota por un lado a los partidos, y por otro, a los candidatos de las circunscripciones.
  • Está basado en el sistema Hare-Niemeyer, que mediante un complejo cálculo determina el número de escaños de cada formación.
  • El Tribunal Constitucional alemán declaró insconstitucional parte de la ley electoral por considerar que distorsiona la intención de voto.
Salón de plenos de la Cámara Baja.
Salón de plenos de la Cámara Baja.
Archivo

El sistema electoral alemán mencionado este sábado por el candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba como alternativa al que rige actualmente en España, se basa en un modelo mixto compuesto por dos votos, uno a los partidos y otro a los candidatos directos de las circunscripciones.

Las circunscripciones electorales son unipersonales, de modo que el candidato que obtiene la mayoría simple de votos en su circunscripción, consigue un escaño parlamentario. Estos candidatos directos conforman la mitad de los escaños parlamentarios, independientemente de cuál sea el resultado de sus respectivos partidos.

El segundo voto, a un partido, decide sobre la composición proporcional en el parlamento, siguiendo el sistema Hare-Niemeyer que determina mediante un complejo modelo de cálculo, el número de escaños de cada formación.

Sin embargo, el sistema no es tan sencillo como parece, pues en su afán de lograr el mecanismo democrático más perfecto posible, los padres de la ley electoral introdujeron una serie de particularidades complicadas que han llevado a muchas controversias.

En todos los comicios se producen una serie de mandatos adicionales, que se dan cuando un partido logra más mandatos directos de los que le correspondería por su porcentaje en el voto proporcional. En ese caso, el partido en cuestión puede obtener escaños adicionales, lo que hace que el número de asientos en el Bundestag varíe.

El problema surge porque los principales beneficiados de estos escaños adicionales suelen ser las dos principales fuerzas políticas, lo que pone en desventaja a las formaciones menores.

En 2008, el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional esta parte de ley electoral alemana, por considerar que distorsiona la intención de voto. El tribunal dio a los legisladores un plazo hasta este año para subsanar este problema, algo que todavía no se ha producido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento