El candidato del PSOE para las próximas elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha comprometido este sábado a buscar "una vía rápida para crear empleo" y ha garantizado que "habrá dinero", porque "pronto" será el momento de pedir a las cajas y los bancos que dejen parte de sus beneficios para crear empleo.

Los bancos y las cajas pueden y los jóvenes no pueden esperar"Los bancos y las cajas pueden y los jóvenes no pueden esperar", ha subrayado Rubalcaba sin más concreciones en el discurso oficial que ha pronunciado durante poco más de una hora como candidato del PSOE para las próximas elecciones generales, donde ha explicado que se fija cuatro "aspiraciones ambiciosas" para los próximos años.

La primera, "lo urgente, que es crear empleo"; la segunda, "lo importante, hacer una economía sana y competitiva"; la tercera, "lo nuestro, la igualdad de oportunidades"; y la cuarta, "lo que nos piden, los cambios en la política y en la democracia".

"No prometeré lo que no puedo cumplir"

Rubalcaba se ha mostrado convencido de que puede ser "útil" al país en un momento difícil, ha instado a los socialistas a ser "ambiciosos" y "realistas" y ha garantizado que nunca prometerá algo que no pueda cumplir. En el inicio del discurso oficial ha afirmado que ha decidido dar "un paso adelante" porque cree que puede "servir" al país en un momento en el que, ha advertido, no cabe "el ventajismo, la irresponsabilidad y el oportunismo". Ante un millar de invitados que no dejaba de aplaudir sus palabras, ha recordado que la actual situación exige grandes compromisos y se ha mostrado dispuesto a trabajar por el país desde un partido al que se afilió para luchar por "la libertad y la democracia".

En sus primeras palabras, Rubalcaba no ha olvidado la herencia que recibe de Felipe González y de José Luis Rodríguez Zapatero, de la que se ha mostrado orgulloso.

Nuevo sistema electoral

Rubalcaba ha propuesto una reforma del sistema electoral para que sea más proporcional y también ha llamado a hacer modificaciones en la legislación para acercar la política a los ciudadanos.

Ha citado la reforma del sistema electoral, un asunto que ha reconocido que es difícil porque debe contar con el consenso de la mayoría de los partidos. Pero eso ha dicho que no puede eximir al PSOE de intentar alguna modificación, y, por ello, ha avanzado que a él le gusta mucho el modelo alemán. Un modelo que ha explicado que se fundamenta en circunscripciones pequeñas que favorecen la relación entre los ciudadanos y los candidatos, junto con un resto de votos nacional que favorece la proporcionalidad.

Rubalcaba ha pedido al PSOE que este asunto se trate en profundidad en la conferencia política que tiene prevista para primeros de octubre y que de esa cita salga una propuesta concreta.

Acabar con la corrupción

Ha apostado por establecer "algún tipo de control previo" sobre los planes urbanísticos de ayuntamientos y comunidades autónomas para prevenir la corrupción. Con un nuevo guiño a los indignados del 15-M ha pedido defender una política "que sea limpia y que parezca limpia" y se ha puesto como primer objetivo luchar contra la corrupción urbanística, porque, ha dicho, bajo la burbuja inmobiliaria "hay muchos que burbujean y que se corrompieron".

Hay muchos que burbujean y que se corrompieronEl candidato ha partido de la base de que, en general, el urbanismo está bien gestionado por ayuntamientos y comunidades y que los funcionarios "son impecablemente honestos y honrados", pero, como el problema existe, ha defendido la necesidad de establecer algún tipo de control previo. Ha reconocido que es difícil, que habrá que "hilar fino" para no vulnerar la Constitución, pero ha garantizado que se puede hacer.

"No se trata de restar autonomía a nadie, pero sí de compartir controles más eficaces", ha insistido. Tras recordar que en esta última etapa se han dado pasos para perseguir y castigar con más contundencia a los corruptos, ha advertido de que ello no es suficiente para los ciudadanos, porque "el pecado es anterior y lo que la gente no quiere es que haya corrupción".

Gravar a los grandes patrimonios

Ha planteado recuperar el impuesto sobre el patrimonio porque cree que ha llegado el momento de repensar o rectificar algunas decisiones tomadas en los últimos años. Rubalcaba ha defendido la aplicación de políticas redistributivas. Ha sido entonces cuando ha planteado la posibilidad de rectificar algunas decisiones y cuando ha citado en concreto el poner en marcha de nuevo el impuesto sobre el patrimonio.

Pero ha puntualizado que no sería idéntico al que existía con anterioridad porque se gravaba a las clases medias. Ahora debe rescatarse para que grave realmente a los grandes patrimonios, que, a su juicio, han de colaborar para que todo el mundo salga de la crisis al mismo tiempo.

Los sistemas educativo y sanitario, inamovibles

A la vez, Rubalcaba ha prometido que no cambiará ninguna de las leyes educativas en vigor, porque "la educación no necesita zarandeos legislativos", ha planteado un MIR para el acceso del profesorado y ha sugerido una atención singularizada a los alumnos con más dificultades para prevenir el abandono escolar.

Seguir trabajando para una igualdad de oportunidades real y efectiva ha sido otro de los compromisos de Rubalcaba, que ha hecho bandera de la sanidad pública y ha sido tajante a la hora de asegurar que no hará nada, ni reformará nada que debilite el sistema.