Festival BBK: Coldplay entusiasma con sus grandes éxitos y  Beady Eye resulta flojo

El cantante y guitarrista de la banda británica Coldplay, Chris Martin, durante el concierto ofrecido en el Bilbao BBK Live Festival.
El cantante y guitarrista de la banda británica Coldplay, Chris Martin, durante el concierto ofrecido en el Bilbao BBK Live Festival.
Miguel Toña / Efe

Era, sin duda, el rey del cartel de la sexta edición del festival Bilbao BBK Live. La banda Coldplay fue  la encargada de liderar en la noche del jueves la jornada inaugural de la cita musical, que no defraudó e hizo agitarse a las 37.500 personas que acudierno a la cita en Kobetamendi.

El cuarteto formado por Chris Martin, Jonny Buckland, Guy Berryman y Will Champion demostró una vez más su profesionalidad encima de un escenario e hizo alarde de su habilidad para mantener en vilo a un público que desde antes de empezar ya estaba dando botes.

' Los primeros acordes de Hurts like heaven dieron el pistoletazo de salida a un concierto marcado por algunos de los grandes clásicos de los británicos y la presentación de los cinco nuevos temas incluidos en el que será su próximo y quinto álbum Every teardrop is a waterfall.

Coldplay se aseguró la atención del público con el repaso de sus éxitos, desde su primer álbum de estudio, Parachutes, con temas como Yellow, Shiver o Everything's not lost, hasta lo que serán sus nuevos clásicos como Major minus, US against the world, Charlie Brown, singles que se dieron a conocer en sus últimos conciertos.

La banda británica y su cabecilla, Chris Martin, han evolucionado, han mezclado sonidos y estilos con el paso del tiempo, pero no han perdido su esencia. No faltaron sus solos de piano, que se convirtieron en algunos de los momentos más emocionantes del concierto.

La puesta en escena fue muy cuidada. Contó con fuegos artificiales, que marcaron el principio y el final del concierto, rayos láser y destellos atravesando el cielo a golpe de batería, globos y confeti a modo de mariposas volando sobre las cabezas del público y juegos de imágenes en la pantalla principal del escenario.

La banda ha emocionado a los presentes con temas como Clocks y Fix You en los bises, que culminó con la canción más bailable del repertorio Every Teardrop Is A Waterfall. Brazos en alto, estribillos coreados y ovaciones por el público demostraron que Coldplay sigue conquistando.

Blondie, extravavantes

Por su parte, el icono de la música pop de los setenta Blondie brilló con temas como The tide is high, Maria, Atomic mother o Hearts of glass. Con un vestuario extravagante color naranja fosforescente y pelo rubio platino, su cantante Deborah Harry recordó que con sus 66 años sigue siendo una de las voces femeninas más influyentes de la música moderna. Canciones como One way or another, Call me y las de su último disco, Panic of girls, siguen situando a Blondie y a Harry como un referente mundial.

Muy potente estuvo también el nuevo grupo del que fuera líder de The Afghan Whigs, Greg Dulli. La banda de rock norteamericana The twilight singers, realizó un trabajo excepcional sobre el escenario y se ganó el aplauso del público merecidamente.

Sin embargo, los británicos Beady Eye, banda de rock formada por los antiguos miembros de Oasis, exceptuando a Noel Gallagher, dejaron vislumbrar que su único álbum de estudio hasta la fecha, Different Gear, Still Speeding, carece de la fuerza propia de Oasis. Temas como Four Letter World o Beatles And Stones resultaron un tanto lineales.

Los norteamericanos Neon Trees y la madrileña Russian Red tuvieron un lugar privilegiado en esta edición del BBK Live, no sólo por tocar en escenario principal sino por preceder a la estrella de la noche, Coldplay.

Ya de madrugada, el público sucumbió ante el sonido electrónico experimental y el fuerte ritmo de las canciones de los estridentes Crystal Castles, que pusieron el punto final de la primera jornada del BBK Live 2011.

El festival continuará durante otras dos jornadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento