Llegaron solos y, por ahora, siguen estando solos. En torno a 150 niños inmigrantes pasarán de nuevo sus próximas vacaciones en los centros de protección de Granada si nadie lo remedia. Hacen falta familias que se presten voluntarias para acogerlos durante las vacaciones y los fines de semana.

En 2004, la asociación Aldaima (958 255 203 y www.aldaima.org) puso en marcha el programa Familias puente, cuyo objetivo es atender a los menores inmigrantes no acompañados que llegan a la comunidad autónoma y favorecer su integración.

Sin embargo, este programa es el que «más dificultades está encontrando para implantarse, ya que existen recelos por parte de las familias a la hora de acoger a un menor inmigrante», según manifestó ayer la presidenta de Aldaima, Concepción Cuéllar. Hasta el momento, sólo cuatro niños inmigrantes se han beneficiado de este programa, frente a los 34 menores granadinos tutelados que disfrutaron de un programa similar el año pasado.

Por este motivo, Cuéllar  hizo un llamamiento y apeló a la «sensibilidad de la sociedad» sobre la situación de estos niños de entre 12 y 18 años.

Talleres

Mientras, un número elevado de universitarios colaboran con Aldaima en la celebración de 14 talleres «en los que participan estos niños y a través de los cuales los ayudamos a romper muchas barreras».

Por su parte, la delegada de Bienestar Social, Elvira Ramón, explicó que Aldaima gestionó desde 1999 el acogimiento familiar de 73 menores (en 2005 fueron 48), además de contar con la colaboración de 116 familias.