Jóvenes en un colegio
Jóvenes realizando un examen en un colegio. ARCHIVO

El 17% de los alumnos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) presentan un rendimiento bajo e insuficiente para afrontar su futura vida laboral, según los resultados de la Evaluación General de Diagnóstico 2010 realizada por el Ministerio de Educación entre 29.154 estudiantes de 2º curso en 870 centros de las 17 comunidades autónomas, Ceuta y Melilla.

En la prueba se evaluaron competencias de los alumnos en comunicación lingüística, matemática, conocimiento e interacción con el mundo físico, y social y ciudadana, mediante ejercicios escritos y pruebas de comprensión oral. Asimismo, participaron 4.488 profesores y 843 directores de centro mediante cuestionarios.

El informe destaca "el comportamiento homogéneo del sistema educativo español" Los resultados están expresados en una escala de valor medio de 500 puntos, que es el promedio del conjunto de España y para cada competencia analizada, las puntuaciones de los alumnos se han organizado en cinco niveles de rendimiento. Con esta referencia, el informe concluye que "en los niveles más bajos de rendimiento" (nivel 1 o inferior) se encuentra un promedio del 17% de los alumnos españoles. Por el contrario, el 83% estaría en los niveles 2, 3, 4 o 5, considerados "suficientes para que el alumno afronte con éxito la formación posterior, la vida laboral y el ejercicio de la ciudadanía", según ha informado el Ministerio de Educación.

El informe destaca "el comportamiento homogéneo del sistema educativo español" ya que la puntuación promedio de la comunidad autónoma con mejor resultado en cualquiera de las competencias evaluadas es inferior a 547 puntos, y los promedios más bajos están por encima de 428 puntos en todos los casos, habiendo así "escasas diferencias" entre regiones.

En concreto, las puntuaciones promedio obtenidas en las distintas regiones no distan entre sí más de un nivel de rendimiento y hasta 14 comunidades presentan resultados que no difieren en más de 20 puntos respecto de la media española. En proporción, la diferencia de puntuación de las comunidades autónomas "no llega en ningún caso al 4%", según el informe. Dentro de cada región, las diferencias entre los centros educativos se sitúan entre el 9% en competencia matemática y el 17% en competencia lingüística. No obstante, dentro de los propios centros las diferencias son mayores, con cifras entre el 83% y el 91% de la varianza.

Los repetidores, sin expectativas de mejora

Por eso, el informe concluye que el factor que más pesa en los resultados académicos no es "el centro escogido ni la comunidad autónoma en la que se viva", sino las propias expectativas educativas del alumno y lo que ocurra dentro de la escuela y del aula, así como el contexto social, económico y cultural que rodea al estudiante.

En este sentido, las pruebas arrojan que los alumnos que han repetido un curso están entre 56 puntos en matemáticas y 73 puntos en lingüística por debajo de los no repetidores. En los estudiantes que han repetido dos años, la diferencia con sus compañeros no repetidores llega hasta los 99 puntos en lingüística. "El sistema educativo debe tener más flexibilidad ya que no existen expectativas de mejora en los resultados educativos del alumnado repetidor", explica el informe.

La presencia de alumnado  extranjero no incide en el grado de adquisición de competencias del alumnado nacido en España Con todo, el efecto de las expectativas "es mayor que el de la repetición de curso y el nivel socioeconómico de los padres", según los resultados, porque "aquellos estudiantes que aspiran a alcanzar unos niveles de estudios mayores obtienen mejores resultados que los que planean abandonar los estudios al acabar la etapa obligatoria". Este efecto puede llegar a provocar diferencias superiores a los 100 puntos en el nivel de rendimiento.

En cuanto al nivel socioeconómico, el informe afirma que el estudiante rodeado de personas con niveles educativos más altos alcanza mejores resultados, con diferencias de hasta 80 puntos. Para el Ministerio de Educación, este dato es "especialmente interesante" porque en España más del 50% de la población adulta tiene estudios postobligatorios.

La Evaluación destaca que también hay otros factores que influyen en los resultados educativos, entre los que señala el lugar de nacimiento. Según explica, las diferencias de rendimiento entre los españoles y los inmigrantes oscilan entre los 31 y los 42 puntos, por lo que el origen tiene un impacto relativo que genera la mitad de diferencias de las que genera la repetición de curso.

"Además, el estudio demuestra que la presencia de alumnado nacido en el extranjero no tiene prácticamente incidencia en el grado de adquisición de competencias por parte del alumnado nacido en España", explica el Ministerio de Educación. Otros factores que se citan como relevantes son el número de libros en casa, que puede llegar a provocar diferencias de hasta 70 puntos; y elementos asociados a cada comunidad autónoma, como el nivel de estudios alcanzado por su población adulta o su tasa de graduados en ESO.