Dayton, Ohio
Foto aérea de Dayton, Ohio. Tomada por Wikipedia. Nyttend

Dos agentes de Dayton, ciudad situada al sudeste de Ohio (EE UU), agredieron a un joven discapacitado pensando que éste les estaba faltando al respeto. Tras varios malentendidos, los policías usaron sus pistolas de descargas eléctricas contra Jesse y fue arrestado.

Todo comenzó cuando Jesse Kersey salió en bicicleta cerca de su casa para dar una vuelta y el oficial Willie le paró con la intención de hacerle unas preguntass. Ante la dificultad del discapacitado, de 17 años, para comunicarse, los agentes pensaron que se trataba de una falta de respeto hacia el cuerpo policial y le comenzaron a gritar. Jesse se puso nervioso y fue hacia su casa para que su madre le ayudase a explicar lo sucedido, lo que provocó un nuevo malentendido en los oficiales al pensar que éste se estaba dando a la fuga. La madre del joven, Pamela Ford, asegura que los agentes ya sabían que su hijo era discapacitado

Por el camino, uno de los vecinos aclaró a los agentes que se trataba de un error y que Jesse no podía hablar con normalidad, pero éstos le pidieron que se apartase o, de lo contrario, sería arrestado.Al llegar a casa, la madre de Jesse, se encontró a su hijo que estaba siendo apuntado por dos policías. Una vez dentro, los acusados, Hooper y Howard, usaron sus pistolas y realizaron descargas eléctricas en la espalda de Jesse, que estaba pidiendo que parasen. A continuación, le rociaron con aerosol de pimienta.

Jesse fue esposado y se lo llevaron en el coche policial, acusado de asalto a un oficial de paz, resistencia a la autoridad y obstrucción de las funciones oficiales de los agentes.

La madre del joven, Pamela Ford, asegura que los agentes ya sabían que su hijo era discapacitado y que era un menor de edad. De acuerdo con la denuncia realizada en el Condado de Montgomery, Jesse, tras una aparente falta de respeto a los agentes, salió corriendo a buscar a su madre para aclarar la situación, ya que él no podía solucionar el problema ni comunicarse para que los policías le entendieran.

Además, en la denuncia, unos amigos del barrio aseguran que advirtieron a los agentes demandados varias veces de que Jesse era discapacitado y no podia entender lo que estaba sucendiendo.

Sin embargo,el tribunal de menores del Condado de Montgomery declaró a Jesse inocente y los cargos en su contra se eliminaron.Fue esposado y se lo llevaron en el coche policial, acusado de asalto a un oficial

Jesse y su madre reclaman daños y perjuicios a Dayton y a los dos oficiales, por detención ilegal, arresto ilegal, persecución maliciosa, asalto, agresión y uso excesivo e indebido de la fuerza.