El juez afirma que Teddy Bautista "consintió, autorizó e impulsó" el desvío de fondos de la SGAE

El presidente de la SGAE, Teddy Bautista, abandona la sede de la Audiencia Nacional.
El presidente de la SGAE, Teddy Bautista, abandona la sede de la Audiencia Nacional.
Gustavo Cuevas / EFE

El desvío de fondos en la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) se llevó a cabo mediante una trama empresarial "parasitaria" de la entidad "ideada" por el director de su filial digital, José Neri, aunque "autorizada, consentida y también impulsada" por el presidente de la SGAE, Teddy Bautista.

Así lo asegura el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz en el auto (PDF) en el que este lunes por la noche ha decretado el ingreso en prisión eludible bajo fianza de 300.000 eurosde Neri, director general de la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE), al que imputa los delitos de apropiación indebida, administración fraudulenta y delito societario.

El magistrado acordó la misma medida de prisión, aunque esta vez eludible con una fianza de 150.000 euros, para Rafael Ramos, quien junto a su pareja Elena Vázquez -que el domingo quedó en libertad bajo fianza- tenía el control de la sociedad Microgénesis, de la que el propio Neri fue director y que era la "cúspide" del entramado empresarial creado para el desvío de fondos.

Mientras tanto, la mujer de Neri, María Antonia García Pombo, y la hermana de ésta, Eva, salieron en libertad sin fianza, aunque imputadas por varios delitos, la misma situación en la que el domingo quedaron, además de Bautista y Vázquez, el director general de la SGAE, Enrique Loras; el director financiero, Ricardo Azcoaga; y el empleado de Microgénesis Celedonio Martín.

Contratos exclusivos

En el auto, el juez dice que se ha podido constatar la existencia de un entramado de empresas creado por Neri que "se habrían venido beneficiando de una exclusiva contratación con algunas de las entidades del Grupo SGAE", como la SDAE, Portal Latino o la propia SGAE, "constituyendo casi en forma exclusiva su principal fuente de ingresos".

Así, la SDAE, dirigida por Neri, "no ha contado nunca con trabajadores", sino que ha recurrido a la subcontratación, fundamentalmente con Microgénesis, "íntimamente vinculada a los intereses económicos" del imputado y controlada por sus amigos y familiares.

De hecho, tras abandonar Microgénesis -que según el auto "ingresó en el período 2003-2009 aproximadamente 26,4 millones de euros procedentes del grupo SGAE"-, Neri siguió usando una tarjeta de crédito con cargo a esta empresa, con la que gastó más de 40.000 euros entre 2005 y 2006.

Sobresueldos y nóminas encubiertas

Además, el juez dice que este imputado ha obtenido "un importante sobresueldo, al margen de su retribución de la SDAE y la SGAE, que se justificaría y ocultaría facturando por hipotéticos servicios de consultoría a las sociedades de su propiedad Hipotálamo y Micromega Consultores".

De hecho, Ruz habla de una "nómina encubierta" de 1.227.851 euros percibida por Neri entre 2003 y 2010 mediante facturas giradas a Hipotálamo, "una práctica conocida y permitida por la SGAE y el propio Eduardo Bautista".

El magistrado afirma que, pese al protagonismo de Neri, "cabe presumir el conocimiento y, cuando menos, asunción tácita de la actividad presuntamente delictiva investigada por parte de otros componentes del Consejo de Administración de la sDae, especialmente por aquellos que también conforman el cuadro directivo de la SGAE".

Entre ellos cita a Bautista, Loras y Azcoaga, que "habrían tenido suficiente conocimiento de las vinculaciones existentes entre Neri y Microgénesis e Hipotálamo".

"De esta forma, la creación de la sDae y de su filial Portal Latino, así como su actividad posterior y hasta la fecha se puede atribuir a un proyecto que habría sido ideado probablemente por Neri y asimismo autorizado, consentido y también impulsado" por Bautista.

La SDAE, subraya el juez, "habría sido objeto reciente de un proceso de liquidación o disolución puesto en marcha durante los últimos meses y a ejecutar con antelación" al pasado 30 de junio, "coincidiendo con la celebración de las elecciones en la SGAE".

Según el magistrado, la liquidación se llevó a cabo con "celeridad" y "opacidad" antes de las elecciones -que hubieran permitido cuestionar la viabilidad de los proyectos de la sDae-, que además estuvieron trufadas de irregularidades, ya que Neri maniobró a favor de la candidatura oficialista -CPAC- y dificultó "en lo posible" el acceso al censo de avales a la lista opositora De Otra Manera (DOM).

Industria invirtió "en una puta mentira"

El auto recoge varias conversaciones telefónicas que prueban las maniobras de Neri para cerrar con celeridad la SDAE. En una de ellas habla con la contable de la SDAE y le pide que contrate a quien haga falta para llevar a cabo la fusión con la SGAE antes del día 30 (de junio, día de las elecciones) y le transmite su desconfianza sobre el directivo de la SGAE Ricardo Azcoaga y uno de los abogados de la sociedad ("como si lo tuviéramos que hacer nosotros, como que estos no existieran", dice).

Además, en otra conversación con su mujer, Neri explica cómo le dijo a Azcoaga que no era lo más apropiado comunicar a todos el cierre de la SDAE, prueba de la opacidad de la operación. "Queréis montar esto de esta manera que estás obligado a hacer una publicación en prensa o comunicárselo a todos los acreedores y tú, no sé si lo sabes, perotienes de acreedor, por casi dos millones de euros al Ministerio de Industria. (...) Van a recibir una carta que les dice que toda la pasta que han estado metiendo en la SDAE era una puta mentira".

En la conversación alude a su interés por esconder la fusión e informar de ella el 1 de agosto "cuando están todos de vacaciones". La mujer de Neri le da la razón y dice sobre uno de los abogados de la SGAE y Ricardo Azcoaga: "entre que son funcionarios, entre que son del Ministerio de Cultura, que son idiotas, entre que están en elecciones, entre que están de vacaciones, pues imagínate".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento