El castillo, de 1212, es el mismo en el cual, a finales del siglo XIX, el escritor irlandés Bram Stoker ambientó su novela basada en la figura histórica de Vlad Draculea, el príncipe de Valaquia. El heredero del inmueble, Dominic von Habsburg, es un ingeniero de 67 años residente en Nueva York que pasó su infancia en el castillo. Con la llegada de los comunistas al poder, el castillo fue nacionalizado y Von Habsburg tuvo que abandonar Rumanía.