Paisajes que se salen del marco

  • Gregory Euclide crea paisajes que escapan de las dos dimensiones.
  • "Empapo con agua el papel , rasgo y doblo con la pintura húmeda. Después construyo los relieves".
  • Su obra se puede ver estos días en una muestra colectiva sobre ilusiones ópticas en el Museum of Art and Design de Nueva York.
Instalación de Euclide en el Museo de Arte y Diseño de Nueva York
Instalación de Euclide en el Museo de Arte y Diseño de Nueva York
Gregory Euclide

El fin del papel o del lienzo es sólo un falso límite. Los paisajes de Gregory Euclidese ríen de las dos dimensiones y buscan su camino hasta donde lo creen necesario.

"Todo esto es fruto de mi relación con la tierra", dice el artista estadounidense. Los escenarios en los que transcurrió su infancia fueron los paisajes rurales de Wisconsin. Jugar y deambular entre granjas y bosques,  vivir una niñez de arañazos de ramas y tranquilidad de establo, le permitió experimentar la naturaleza.

Euclide expone su obra estos días en una exposición colectiva sobre ilusiones ópticas en el Museum of Art and Design de Nueva York.

Geología pictórica

En sus trabajos fuerza el género del paisajismo, tortura la superficieen la que trabaja para lograr la geología pictórica que lo caracteriza: "Trabajo sobre mojado. El tiempo que estoy pintando, rocío con espray el papel. En cierto momento empiezo a doblar y rasgar. Después de cada acción espero a que el trabajo se seque para que conserve la forma que le he dado. Después, puedo empezar a construir los relieves".

En el agua ha encontrado un método y a la vez un motivo: "Al plegar el papel mojado, el pliego se llena de líquido y forman lagos y estanques. Depende de a dónde dirijas la arruga, el lago se convertirá en el valle de un río".

"Pinté un instante y me di cuenta de que a continuación podía crear el siguiente". La técnica que emplea surgió de manera natural.

Una vez dibujado el paisaje se encontró con que podía rasgarlo, manejar el papel como si se tratara de la sucesión de hojas de una libreta. Para los salientes de estos nuevos instantes añadidos utiliza madera, musgo, pelo de crin de caballo, alfileres, cinta, hojas secas, sal...

El resultado son los escenarios silvestres que forman el imaginario de su obra, compuestos por paisajes reales mezclados con fantasías, que se enroscan en sí mismos y se libran de las cadenas del cuadro para salir a encontrarse con la tercera dimensión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento