San Petersburgo
Los zares invitaron a los mejores artistas del mundo para construirla. FLICKR/Ya po guille

San Petersburgo fue construida por los mejores arquitectos y artistas del mundo, invitados por los zares. La ciudad, llamada por muchos la “Venecia del norte“, está plagada de monumentos que, en su mayoría, constituyen Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Con Blog.touristeye, comenzamos en la Catedral de Pedro y Pablo, una joya situada en el interior de la Fortaleza de Pedro y Pablo, construida entre 1712 y 1733 en la isla Zayachy. Cuenta con un ángel sosteniendo una cruz en la aguja de oro de la cúpula.

Pedro el Grande

El Caballero de bronce es uno de los símbolos de la ciudad. Representa una estatua ecuestre de Pedro el Grande, pero también es el nombre de un poema escrito por Aleksandr Pushkin sobre la estatua en 1833, por lo que, debido a la influencia del poema, se le dió ese nombre a la estatua.

La Catedral de San Isaac es la mayor catedral ortodoxa rusa de la ciudad. Su construcción duró 40 años, desde 1818 hasta 1858. Durante el gobierno soviético, se convirtió en un museo del ateísmo. Como curiosidad, las columnas y los muros de la catedral están marcadas por los proyectiles alemanes de la II Guerra Mundial.

El Museo Ruso es el mayor depositario de arte ruso en San Petersburgo. Su colección original fue compuesta por obras de arte tomadas del Museo del Hermitage, el Palacio de Alejandro, y la Academia Imperial de las Artes. Después de la Revolución Rusa de 1917, muchas colecciones privadas fueron nacionalizadas y se trasladaron al Museo Ruso.

El Castillo Mijailovski fue testigo de algunos episodios dramáticos de la historia de San Petersburgo. Hoy en día, es una rama del Museo Ruso y aloja varias exposiciones permanentes, sobre todo retratos de monarcas y generales rusos.

El gran Hermitage

Nevsky Prospekt es la avenida principal de la ciudad e incluye algunos lugares importantes, como el Palacio Rastrelliesque Stroganov, la enorme Catedral neoclásica de Kazan, un monumento a Catalina la Grande, un enorme centro comercial enorme del siglo XVIII y el Puente de Anichkov.

La Catedral de San Nicolás es el gran ejemplo del barroco ruso del siglo XVIII. Consiste en dos iglesias ricamente decoradas con ornamentos de temas vegetales y los iconos bizantinos. Actualmente, la Catedral Nikolsky, funciona como una catedral ortodoxa que le da mucho valor a las tradiciones.

El Museo del Hermitage es uno de los museos más grandes y antiguos del mundo. Las colecciones, que abarcan cerca de 3 millones de artículos, ocupan un complejo de seis edificios históricos que albergan la mayor colección de pinturas del mundo. La entrada para los turistas extranjeros cuesta bastante más que la que pagan los ciudadanos rusos. Sin embargo, la entrada es gratuita el primer jueves de cada mes para todos los visitantes y todos los días para estudiantes y niños.

La Iglesia del Salvador dobre la Sangre Derramada es una de las principales catedrales Ortodoxas Rusa de la ciudad. La “sangre” de su nombre hace referencia al zar Alejandro II, quien fue asesinado en este lugar en 1881, así como la de Jesús crucificado.

Alojamiento, mejor "dentro" de la ciudad

En San Petersburgo es posible alojarse de cuatro maneras: en apartamentos turísticos, en hoteles tradicionales de 3 a 5 estrellas, en pequeños hoteles con encanto o en un hostal o albergue. Lo recomendado es alojarse en el centro de la ciudad, con la finalidad de evitar desplazamientos e inconvenientes, ya que a partir de la 1 de la mañana y hasta las 5, se elevan los puentes del río Neva y la comunicación queda cortada.

Algunas sugerencias de hoteles y hostales con una ubicación céntrica para diferentes presupuestos son el Golden Lion Mini-Hotel, el Courtyard St. Petersburg Center West Pushkin Hotel o el Hostel Life.

Durante el verano, los hoteles elevan sus precios, ya que la ciudad recibe un turismo estacional en verano (más del 70% de los turistas que visitan la ciudad eligen la época estival debido al clima), por lo que es recomendable reservar con antelación y realizar el viaje antes de junio o a partir de septiembre.