El Rey comunica finalmente a Alberto de Mónaco que no podrá acudir a su boda

  • El rey ha llamado por teléfono a Alberto de Mónaco para comunicarle su decisión y excusarse por no acudir al enlace.
  • El sábado, mientras se celebre la boda, recibirá a Hillary Clinton en la Zarzuela.
  • Algunos expertos advirtieron de que la ausencia real es un error de diplomacia.
El rey Juan Carlos saluda al abandonar esta tarde la Clínica Planas de Barcelona.
El rey Juan Carlos saluda al abandonar esta tarde la Clínica Planas de Barcelona.
EFE

La incógnita sobre si algún miembro de la Casa Real española acudiría al enlace de Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock ha sido por fin desvelada. Este jueves, un día antes de que se celebre el enlace civil de la pareja y dos del enlace religioso, el rey Juan Carlos ha comunicado al novio que no podrá asistir a la ceremonia.

Además, ningún miembro de la Familia Real asistirá a los actos.

Fuentes de la Casa del Rey han explicado que Don Juan Carlos ha hablado por teléfono con Alberto II y ha excusado su presencia en el enlace.

El Palacio de la Zarzuela había recibido la invitación cursada por el Principado de Mónaco dirigida al Rey, por ser el jefe del Estado.

Según las mismas fuentes, Alberto de Mónaco ha escuchado y comprendido las explicaciones de Don Juan Carlos sobre su imposibilidad de asistir al casamiento.

Precisamente el sábado, el Rey tiene previsto recibir en audiencia en el Palacio de la Zarzuela a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, de visita oficial en España.

Entre los invitados a la boda del príncipe Alberto están la presidenta de Irlanda, Mary McAleese, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, y los integrantes de la familia real sueca.

Polémica diplomática

La incertidumbre sobre si el monarca asistiría a la boda ha dado lugar a numerosas especulaciones.

Según algunos expertos en Monarquía consultados antes de conocerse la respuesta del soberano, la ausencia real en la celebración constituye "una falta de respeto y de cortesía" hacia el Principado de Mónaco. Más aún teniendo en cuenta que la princesa Carolina de Mónaco y su marido, Ernesto de Hannover, sí viajaron a Madrid para presenciar la boda del príncipe Felipe y Doña Letizia, según explicó el decano presidencial del Real Consejo de la Casa de Borbón, Liberto López de la Franca.

Por ello, el rey estaba obligado a justificar su ausencia.

El departamento de prensa de la Casa del Rey declaró el lunes que la decisión dependía del estado del Rey, que se encuentra aún en rehabilitación tras haberse sometido hace un mes a una operación de rodilla.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento