Peces de colores
La venta de peces de colores podría quedar prohibida en San Francisco. Asociación española de acuariófilos/ ARCHIVO

San Francisco, la ciudad fundada en por los españoles en honor a San Francisco de Asís, patrón de los animales, está estudiando prohibir la venta de animales en tiendas especializadas.

Lo hacen, dicen, para prevenir la crueldad innecesaria que deriva de la compra de mascotas y para evitar que los animales sean tratados como meras mercancías. Argumentan, además, que el tráfico de animales para la venta está llevando a la desaparición de especies exóticas del sudeste asiático.

Se permitiría la adopción de animales de refugios o abandonadosSi prospera esta iniciativa San Francisco se convertiría en la ciudad más proteccionista con los animales.

La prohibición incluye todo tipo de animales, desde perros, gatos y conejos, hasta otros más exóticos como lagartos, serpientes o loros.

No se prohibiría  la venta de animales vivos para el consumo humano, como los que se pueden encontrar en los mercados de comida, aunque la prohibición si afectaría a los ratones vivos que se utilizan para alimentar serpientes. También se permitiría la adopción de animales abandonados o de refugios.

San Francisco, la cuarta ciudad más poblada de California, con casi un millón de habitantes, ha sido pionera en la prohibición del uso de bolsas de plástico en las tiendas, y la prohibición de la distribución no solicitada de guías telefónicas  por motivos medioambientales.

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que se prohíba la venta de animales?

Sí, porque los animales se merecen el mismo trato y protección que los seres humanos. No son objetos.
54,18 % (655 votos)
No. Se trata de una medida demasiado radical, que impedirá a muchos disfrutar de la compañía de sus animales preferidos.
16,71 % (202 votos)
En parte sí, en parte no; porque podía haberse buscado un punto intermedio que promoviera la responsabilidad de los dueños hacia sus mascotas.
29,11 % (352 votos)