Huelga griega
Un manifestante se enfrenta a policías antidisturbios en Atenas. Alexandros Vlachos / EFE

Al menos 22 personas han sido detenidas y otras 24 han resultado heridas en los enfrentamientos entre la Policía y grupos de manifestantes violentos en los aledaños del Parlamento griego, informaron las fuerzas de seguridad.  El país está paralizado este martes y miércoles al sumarse todos los sectores a la huelga general de 48 horas contra el plan de ajuste del Gobierno, con subidas de impuestos y recortes sociales.

La inmensa mayoría de los 21 heridos, todos leves, son policías antidisturbios, mientras que otros tres manifestantes sufrieron también contusiones. Los canales de noticias griegos aseguran, por su parte, que decenas de manifestantes resultaron heridos en los disturbios, aunque ninguno de gravedad.

Las nubes de humo por la quema de contenedores y los gases lacrimógenos de la Policía hicieron que unas 250 personas tuviesen que acudir a urgencias por presentar problemas respiratorios, aunque ningún caso revistió gravedad, informaron los servicios médicos.

Plaza Sintagma

La violencia se desató en la parte inferior de la plaza Sintagma tras el fin de las manifestaciones multitudinarias convocadas para este martes por los sindicatos mayoritarios.

La prensa griega calcula que unas 20.000 personas participaron en las protestas, cifra sustancialmente inferior a la de alrededor de 50.000 manifestantes en las marchas de la anterior huelga general.

Las fuerzas antidisturbios tratan de repeler los ataques con gases lacrimógenos Al igual que en otras ocasiones, al dispersarse la manifestación, varios grupos de manifestantes violentos con el rostro cubierto con pasamontañas y pañuelos convirtieron el centro de Atenas en un auténtico campo de batalla. Grupos de encapuchados con banderas negras, símbolo de los anarquistas, emprendieron acciones aparentemente organizadas en las que atacaron con bombas incendiarias a los agentes.

A su paso, estos grupos rompieron escaparates y lunas de coches, prendieron fuego a toldos y contenedores, e incendiaron dos vehículos de una empresa griega de telefonía al confundirlas con unidades móviles de televisión, ya que escribieron sobre ellas eslóganes contra los medios.

Las fuerzas antidisturbios tratan de repeler los ataques con gases lacrimógenos, bombas de sonido y humo, mientras continúan desplegadas en las plazas cercanas al Parlamento para dispersar a los manifestantes violentos. Piedras y cristales rotos cubren las calles alrededor de la plaza Sintagma, mientras que nubes de gases lacrimógenos y humo han obligado a usar máscaras de gas o pañuelos a los manifestantes, de los que muchos huyeron en busca de refugio a otras calles del centro.

Centenares de agentes guardan sus posiciones en el Parlamento, completamente acordonado, y donde prosigue el debate sobre el plan de austeridad que se votará este miércoles.