Estos usos, vinculados a Costa Rica y El Salvador, respectivamente, son para los nacionalistas «una sinonimia prejuiciosa, estereotipada, vejatoria y peyorativa».