Plaga de cucarachas
La calle Albacete, en Ciudad Lineal, hace unos días por la mañana. Jorge París

Viven agazapadas en las 300.000 alcantarillas de la capital, pero estos días se aventuran más allá de sus dominios. Y lo hacen envalentonadas. Las lluvias registradas hasta la primera semana de junio y las altas temperaturas son, según la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (Anecpla), las responsables de que estos desagradables bichos proliferen este verano por las calles de la capital.

Pero ni todos los barrios ni todos los distritos las sufren por igual. El Ayuntamiento de Madrid reconoce que "de los 128 barrios de la ciudad son alrededor de 15 los que están en una situación de riesgo". Desde Madrid Salud hacen especial hincapié en la "vulnerabilidad" de zonas de Hortaleza, Ciudad Lineal, Fuencarral-El Pardo, algunas áreas puntuales de Latina, Villaverde y Usera, a las que se presta especial atención. Los dos últimos son, según la Federación de Asociaciones de Vecinos, los que tradicionalmente padecen más por la aparición de estos bichos. En Usera, incluso se han organizado "safaris" de cucarachas negras.

Edificios en precario

Su prima hermana, la cucaracha americana y voladora, "está localizada en Arganzuela y en la zona sur", pero fuentes municipales que durante todo el año actúan en el alcantarillado confirman que tienen un plan "para evitar que se expanda".

"Recibimos pocos avisos de las nuevos PAUS. Los problemas están en el centro y en los cascos históricos de algunos distritos", aseguran también en la empresa especializada All-Control.

Y desde Madrid Salud aclaran por qué la mayor parte de los 1.700 avisos que se reciben anualmente para intervenir contra esta plaga proceden de estos distritos. "Son barrios de viviendas bajas, antiguas, donde el alcantarillado no es profundo y hay más facilidad para acceder al agua de riego de los jardines y a las zonas frescas cuando anochece", explican.

Por otra parte, matizan los problemas de las cucarachas en Centro. "Aquí –aseguran los técnicos–, estos bichos no proceden del alcantarillado. Es más, un 20% de los avisos que le llegan al Ayuntamiento son en realidad por problemas internos de los edificios. Normalmente, por falta de mantenimiento las cucarachas pasan del alcantarillado a los sumideros, garajes, cableado eléctrico o cuartos de calderas. Y ahí es la comunidad de vecinos la que tiene que actuar", matizan.

Las ratas y las chinches viajeras

La de las chinches es otra plaga que va a más. Los expertos aseguran que se debe al incremento de los viajes y a la mayor presencia de turistas. Estos bichos, cuyo hábitat es la cama, se transportan en las maletas y pican. Las ratas, por su parte, siguen presentes "en los poblados chabolistas, en la periferia y donde hay solares abandonados".

Consulta aquí más noticias de Madrid.