Festival Dcode: el triunfo de unos vikingos sobrados

  • Un total de 13.000 personas, 2.000 más que en la jornada anterior, presenciaron los conciertos del sábado del festival Dcode en Madrid.
  • Los suecos The Hives ofrecieron uno de los mejores directos de la velada.
  • Resumen del primer día del festival.
El cantante de The Hives durante un concierto.
El cantante de The Hives durante un concierto.
Efe

¡Qué locura! A las 21.30 horas y cuando el calor ya remitía, el escenario principal de  Dcode en Madrid se llenó de flequillos vikingos, patadas al aire, escaladas improvisadas a las torres de luces, fracs en blanco y negro, rock garajero, punk descafeinado y el español renqueante y juguetón del solista de The Hives, Pelle Almqvist, quien aseguró, entre otras muchas cosas, que el público de aquel festival se encontraba ante la mejor banda del mundo. Para demostrarlo, meneó aún más las caderas, se dobló en espasmos, se dio varios baños de masas por el foso estrechando manos como si fuera un político en campaña y agitó el pelo. Los músicos, por su parte, aceleraron sus acordes desbocados. Pura diversión.

"Somos de Suecia", pronunció con orgullo Almqvist en un momento de su directo, risueño,  quizá para distinguirse del resto de bandas británicas que saturaban el cartel de la segunda jornada del Dcode y a las que se había adjudicado un horario más 'importante' que a los de Fagersta. Tal vez como venganza, The Hives ofrecieron una de las mejores puestas en escena de la noche. Los suecos habían sido cabezas de cartel de una de las ediciones pasadas del reputado Festival Internacional de Benicàssim (FIB). ¿Tal vez el Dcode había subestimado su capacidad para reinar en la programación?

La segunda jornada del festival madrileño contó con más asistentes que el día anterior -13.000 en total-, un cartel más robusto y unos festivaleros mejor alimentados -la provisión de bocadillos sobrevivió esta vez a los avatares de la noche-.

En un ambiente festivo, The Ting Tings, ingleses de pro, dueto de chica -rubia- y chico, se comprometieron de viva voz a hacer bailar a los presentes, algo que preferían a hablar ya que, según explicaron, su español era "una mierda". Dicho esto, hicieron saltar al público con sus éxitos Great Dj o Shut up and let me go, dos ejemplos de pop dance divertido y frenético. No tanto con el resto de temas, algunos de los cuales venían acompañados por una buena dosis de sonidos enlatados y tecnología.

Los británicos Kasabian protagonizaron el concierto más multitudinario y esperado de la muestra. Su rock alternativo lleva más de una década en activo sin dejar de sufrir comparaciones con el de grandes bandas de su país como los disueltos Oasis o Stones Roses. Destacaron los coros, la veteranía sobre el escenario y los temas  L. S. F (Lost Souls Forever) o Fire. La banda había anunciado que su concierto en Madrid sería "explosivo". En la práctica, los de Leicester resultaron notables y correctos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento