Eneko Internet
Los blogs han llegado para quedarse. Ilustración: Eneko. Eneko

Han servido como herramientas electorales, como armas de vendetta política, como fuentes de información y como centros de actividad social. A diferencia de las demás modas de la Red, han llegado para quedarse.

Comunicarse, hablar, pontificar incluso, son necesidades humanas básicas. Cuando las personas no son capaces de comunicar decimos que están enfermas. Por eso desde que nació la web existen las páginas personales. Entonces se hacían a mano en html (en el bloc de notas) y se colgaban en servidores caros y complejos. Pero miles de personas saltaban todos los obstáculos para hablar de su trabajo, sus aficiones o sus mascotas. Sin intención de cobrar por ello.

Blogger y la explosión
En 1999 Blogger lanzó el fenómeno al proporcionar una forma sencilla de publicar en Internet, gratis y con un determinado formato. La oferta de Blogger consistía en una página en la que una serie de textos, denominados 'posts', aparecían por orden cronológico inverso. A esto pronto se añadieron una serie de refinamientos, como comentarios, trackbacks, blogrolls... herramientas que facilitaban la publicación masiva y la interconexión entre diferentes blogs.

A partir de entonces el fenómeno se multiplicó. Miles de blogs hablan hoy de todo tipo de temas, desde deportes a la política, la alta sastrería, la vida de una persona o las andanzas de un grupo de amigos...

Los 'bloggers' publican sus 'posts', y otros 'bloggers' leen, comentan, discuten o enlazan esos 'posts'. Con el tiempo se fueron creando subculturas, grupos de 'blogs' entre los cuales se mueven lectores de una determinada sensibilidad. Un ejemplo son los 'warblogs' estadounidenses, o la comunidad de 'bloggers' liberales en España. Cuando la actualidad arrecia estas comunidades generan 'blogstorms'; huracanes de posts y comentarios cruzados a una endiablada velocidad, en los que centenares de personas colocan en la Red la última información disponible.

Así ocurrió el 11S, durante la invasión de Irak o el 11M. Así en tiempos de crisis determinados blogs se convierten en el mejor medio de seguir la actualidad.

Perennemente en conflicto con los medios tradicionales (la crítica de medios es una de sus actividades favoritas), el fenómeno ya se ha cobrado víctimas. Periodistas como Dan Rather, Eason Jordan o James Gannon/Guckert han sido víctimas del afán justiciero de los bloggers, desenmascarando fraudes, analizando declaraciones o descubriendo sombras en su pasado.

La capacidad de trabajo, perseverancia y alcance global de una comunidad de miles de voluntarios es capaz de adelantar a los medios clásicos en la persecución de las noticias, con puntos de vista nuevos y sacando a la luz opiniones silenciadas. Al fin y al cabo, son una forma de democracia en acción...

VOLVER: al especial Internet en 20 días