Víctor Manuel
Fotografía de archivo de Víctor Manuel. Jorge París

El cantautor catalán Joan Manuel Serrat cree que para la piratería cultural "no hay otro argumento más poderoso y menos dicho" que la gratuidad, aunque los defensores aduzcan normalmente otros, como el derecho de la sociedad a acceder al arte. A "la pela" se ha referido Serrat para subrayar que la gratuidad es la "base fundamental" de la piratería, mientras ha opinado que "decir que colgar canciones en Internet es un avance es una falacia".

David Trueba también ha señalado que hay a quien de "cultura gratis" se le "llena la boca"

Lo expresó así durante un encuentro con periodistas previo a un coloquio en Oviedo sobre "La cultura en el siglo XXI", organizado por Cajastur y en el que participa junto al cantante asturiano Víctor Manuel y al director de cine madrileño David Trueba.

Según Víctor Manuel, quienes adquieren obras piratas "están matando a sus músicos, a sus escritores". El cantante asturiano ve entre los principales "culpables" a las operadoras, que hacen anuncios en los que fomentan las descargas por Internet en España cuando no se atreven en otros países europeos porque socialmente no se admitiría.

David Trueba, que también ha señalado que hay a quien de "cultura gratis" se le "llena la boca", ha lamentado que en todo debate cultural al final se acaba hablando de recaudación y piratería, porque la sociedad pone al dinero como "elemento sustancial".

Frente a un mercado que promueve "la adulación al consumidor" hay que potenciar "la libertad de discurso" del artista, según Trueba, que cree que la sociedad que arrincona las librerías, las tiendas de música independiente o los cines en el centro de las ciudades "tendrá que pararse y reflexionar si enriquece o empobrece".

Una situación complicada para el artista


En esta línea ha opinado Serrat, que considera que en la cultura, como en otros sectores, el poder se está concentrando "en cuatro manos", en unas multinacionales que son los "escaparateros" que eligen qué productos poner en el "escaparate esquemático y tendencioso" para que el consumidor los vea. "Pero hay más", advierte Serrat, que cree que tanto el consumidor tiene que abrirse paso para ver detrás del escaparate comercial de la cultura, como que los creadores tienen que "comunicar de la manera que puedan", por Internet u otros medios, para encontrar "una salida al producto".

Si quieres una cultura propia hay que pagarla, porque si no la van a elegir otros

Así, a juicio de Serrat, se ha invertido el "camino lógico" y son los creadores artísticos los que se ven en la necesidad de vadear la distribución comercial para llegar al consumidor. Pero no es óbice para que, como cuando una urbanización se construye en una rambla, una riada la arrase, según la metáfora que Serrat ha hecho para el camino al que se ven abocados algunos artistas.

"Si quieres una cultura propia hay que pagarla, porque si no la van a elegir otros", ha resumido Víctor Manuel al advertir de que el consumidor que quiera obras diferentes a los best-seller literarios o a los Torrente cinematográficos tiene que hacer su aporte para sustentar un arte alternativo al que las grandes empresas promueven.

Serrat se ha mostrado convencido de que la cultura tiene "gran rentabilidad social" y es "un bálsamo", así como ha apostado por la educación y "la escuela" como medio de incidir en la sociedad acerca de sus elecciones culturales. "En esta vida todo se aprende" y los genios de la música salen de los conservatorios y no se inventan en las redes sociales de Internet, ha subrayado Serrat.