El ex seleccionador argentino desmintió las declaraciones en las que admitía haber suministrado somníferos a los jugadores de Brasil en el Mundial de Italia 90.