Movimiento 20 de febrero
Una de las creadoras del Movimiento 20 de febrero, Tahani Madmad, durante la lectura de su comunicado en el que explican las razones para su protesta del domingo. Zacarías García / EFE

El Movimiento 20 de Febrero, que reivindica cambios democráticos en Marruecos, aseguró ste sábado que la nueva Carta Magna anunciada el viernes por el rey Mohamed VI pretende "dar un aspecto constitucional a una monarquía absoluta" y convocó a una manifestación nacional para este domingo.

El activista de este movimiento juvenil Najib Chauki aseguró que la nueva Constitución "da poderes amplios al rey en los ámbitos legislativo, ejecutivo, de seguridad y religioso".

Chauki explicó que el monarca "sigue manteniendo sus poderes en el proyecto de la nueva Constitución que le permiten por ejemplo presidir algunas instituciones o nombrar y destituir a los altos responsables que pertenecen a los distintos poderes".

Además, Chauki criticó que el rey pueda disolver el Parlamento, algo que consideró como una "intervención en el ámbito legislativo".

El proyecto de Constitución, que deberá ser aprobada en referéndum el 1 de julio, transfiere parte de las competencias del rey al Gobierno El activista concluyó que su movimiento rechaza "una Constitución otorgada" y reivindicó una Carta Magna "democrática, en forma y en contenido, que establezca una monarquía parlamentaria clara".

Por otro lado, el activista del mismo movimiento Munaim Musaui explicó que "la mayoría de las nuevas competencias del presidente del Gobierno no son verdaderas sino formales porque, según la nueva Carta Magna, está obligado a consultar al rey antes de ejecutarlas".

El proyecto de Constitución, que deberá ser aprobada en referéndum el próximo 1 de julio, transfiere parte de las competencias del rey al Gobierno y al Parlamento y reconoce la oficialidad de la lengua bereber. Sin embargo, Mohamed VI seguirá siendo el comandante en jefe del Ejército y la máxima autoridad religiosa del país.

Protestas del Movimiento

El Movimiento 20 de Febrero agrupa a los jóvenes que a través de Internet convocaron las primeras protestas multitudinarias en Marruecos ese día, en el marco de la ola de las revueltas árabes, para pedir el establecimiento de una "constitución democrática" y la disolución del Gobierno y el Parlamento.

El Movimiento agrupa a los jóvenes que a través de Internet convocaron las primeras protestas en el país El 9 de marzo, el rey Mohamed VI anunció en un discurso que iba a reformar la Constitución para conceder más poderes al primer ministro y al Parlamento, y reforzar la independencia de la justicia.

El Movimiento 20 de Febrero ha convocado sus seguidores a manifestarse este domingo en todo el territorio marroquí para reclamar "un cambio democrático verdadero en Marruecos".

Bienvenida de los partidos políticos

Los partidos políticos marroquíes con representación parlamentaria han recibido con satisfacción generalizada el discurso del rey Mohamed VI en el que presentó la nueva Constitución.

Se puede hablar ya de una nueva monarquía en Marruecos, una auténtica monarquía parlamentaria El secretario general del partido Istiqlal (Independencia) y primer ministro marroquí, Abás El Fasi, aseguró en una declaración a la prensa que la Ejecutiva de su formación ha decidido por unanimidad votar "sí" al proyecto de la nueva Constitución.

El Fasi destacó que "disponemos en realidad de una nueva Constitución que ha cambiado todo profundamente en favor de la democracia, la independencia de la justicia y la moralización de la vida pública".

Mientras, uno de los líderes de la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP) y ministro de Relaciones con el Parlamento, Driss Lachgar, dijo que este anuncio "se trata de una revolución. Se puede hablar ya de una nueva monarquía en Marruecos, una auténtica monarquía parlamentaria".

Como principales innovaciones, Lachgar destacó que se ha aclarado el papel del rey y que el único poder legislativo será el Parlamento.

"El contenido del proyecto de Constitución es un nuevo pacto entre el rey y el pueblo Para el Partido de Progreso y Socialismo (PPS), que también forma parte de la mayoría parlamentaria, el discurso real "es un momento histórico que anuncia una nueva era democrática en Marruecos".

Además, el dirigente del PPS, Nabil Benabdelah, explicó que en la nueva Carta Magna "la configuración de los poderes está cada vez más clara, con una definición de las competencias de la institución real entre su parte religiosa y su parte política".

El líder del partido con mayor número de escaños en el Parlamento, la Agrupación Nacional de Independientes (RNI), Salahedín Mezuar, aseguró, en declaraciones recogidas por la agencia oficial MAP, que el discurso ofreció una "perspectiva integrada, coherente y armoniosa del contenido del proyecto de Constitución".

"El contenido del proyecto de Constitución es un nuevo pacto entre el rey y el pueblo", señaló, y agregó que reforzará "la estructura democrática para garantizar la dignidad del ciudadano, la libertad y la justicia social y la creación de instituciones responsables".

Es un proyecto moderno y democrático Mientras, el secretario general del Movimiento Popular (MP), Mohand Laenser dijo que la Ejecutiva de su partido recibió con "gran satisfacción" el discurso real.

Añadió que el partido apelará este domingo, en la reunión del Consejo Nacional de MP a votar a favor de este proyecto y se movilizará para que la participación en el próximo referéndum "esté al nivel" del texto de la nueva Constitución.

Para el secretario del partido islamista Justicia y Desarrollo (PJD) y líder de la oposición parlamentaria, Abdelilah Benkirane, el discurso del monarca alauí fue "pertinente y positivo".

Agregó que la nueva Constitución, que presentó el soberano, responde positivamente a las aspiraciones, en particular, con respecto a "la división de las responsabilidades entre los poderes, la ampliación de las competencias del Jefe del Gobierno y del Parlamento".

El secretario nacional del Frente de las Fuerzas Democráticas (FFD), Thami El Jayari, calificó el proyecto de la nueva Carta Magna de "moderno y democrático".

Añadió que "todos los marroquíes deben estar orgullosos" de este texto que "eleva al reino a la fila de los países avanzados en términos de la práctica democrática y de separación y equilibrio de poderes".