Cuatro militares españoles y un intérprete han resultado heridos al estallar un artefacto explosivo al paso de un blindado 'Lince' en el que viajaban, en las proximidades de Ludina (Afganistán), y que formaba parte de una patrulla de reconocimiento de la conocida como ruta Lithium.

Fuentes del Ministerio de Defensa han informado de que a consecuencia de la explosión han resultado heridos los cinco ocupantes del blindado: un teniente, tres soldados y un intérprete civil. El teniente, que responde a las iniciales A.G.B. y la soldado J.G.L., presentan heridas de mayor gravedad, han sido trasladados al hospital Role 2 de Bala Murghab y han sufrido la amputación de una pierna en cada caso.

Otro de los soldados, A.Q.S., también ha sido intervenido quirúrgicamente y se encuentra en el mismo hospital, con heridas y fractura en una pierna. En las próximas horas, el teniente y el soldado A.Q.S. serán trasladados al hospital Role 2 de Herat, gestionado por las tropas españolas, mientras que la soldado J.G.L. será llevada al centro hospitalario Role 3, de Kandahar.

Los otros dos heridos, el soldado I.M.I. y el intérprete, sufren diversas contusiones y han sido trasladados al hospital de Herat, donde han sido estabilizados.

El teniente y dos de los soldados pertenecen al Regimiento de Infantería Soria 9, con sede en Fuerteventura mientras que la soldado J.G.L. es del Regimiento de Infantería Ligera 47, con sede en Palma de Mallorca. Según fuentes de Defensa, desde el pasado año, las tropas españolas operan en Afganistán solo con los nuevos blindados RG-31 y con los blindados medios 'Lince', vehículos que sustituyen a los antiguos BMR.

En la actualidad, el contingente español desplegado en la misión ISAF en Afganistán cuenta con 67 blindados RG-31 y 131 vehículos 'Lince', todos ellos dotados de sistemas de inhibición de frecuencias.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha informado personalmente a don Juan Carlos y al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

19 ataques desde su despliegue en 2002

Con esta explosión son ya 19 los ataques sufridos por las tropas españolas en este país desde su despliegue en 2002, aunque no comenzaron a producirse hasta 2006.

En estos 19 ataques, incluido el de este sábado, han fallecido diez militares, un intérprete y un niño afgano, mientras que 32 militares y dos civiles, ambos intérpretes, han resultado heridos de diversa consideración.

Además, otros 79 militares han muerto en accidentes aéreos (62 en el siniestro del Yak-42 y 17 al estrellarse cerca de Herat el helicóptero en el que viajaban), mientras que otros dos han fallecido en sendos accidentes de tráfico y otro por un infarto de miocardio.