Quince "esculturas rodantes", quince coches de museo

  • La exposición 'El encanto de los coches' analiza como piezas de museo los vehículos más exquisitos de todos los tiempos.
  • Desde el Hispano Suiza H-6C Xenia (1937) hasta el Aston Martin Zagato (1961), pasando por prototipos de Jaguar, Chevrolet, Porsche, Tucker, Alfa Romero...
  • Tienen el valor de esculturas "lujosas, raras y brillantes", dicen los organizadores.
Uno de los coches más bonitos de todos los tiempos, según el Museo de Portland, un Chevrolet Corvette Sting Ray, diseñado como 'coche concepto' para ser probado en carreras
Uno de los coches más bonitos de todos los tiempos, según el Museo de Portland, un Chevrolet Corvette Sting Ray, diseñado como 'coche concepto' para ser probado en carreras
Lent by the General Motors Heritage Center - Warren, Michigan

Tienen la belleza y el equilibrio de un diseño industrial perfecto (cómodo, útil, manejable, duradero...), pero también son máquinas de precisión, balas doradas de ingeniería mecánica infalible para transportarnos sobre cuatro ruedas.

"Estos coches combinan la ingeniería más avanzada, una artesanía meticulosa y unos diseños innovadores para crear esculturas rodantes". Las palabras de Brian Ferriso, comisario de la exposición The Allure of the Automobile (El encanto del automóvil), no son exageradas. Los 15 coches a los que se refiere cortan el aliento como cualquier gran obra de arte.

El Museo de Portland (Oregón, EE UU) presenta 15 vehículos como si se tratase de las habituales piezas de museo exclusivas y únicas que sólo se pueden contemplar una vez en la vida. Nada o muy poco tienen que ver con la idea de coche de serie que nos hacemos la mayoría de los mortales, aún en el caso de que nos vayan muy bien los asuntos ecnómicos.

Entre 1930 y 1960

Estamos hablando de automóviles concebidos como obras de arte, "lujosas, caras y brillantes", y fabricados en la edad de oro de los vehículos a motor, entre 1930 y 1960 (con un impasse, por el funesto imperativo bélico, durante la II Guerra Mundial).

The Allure of the Automobile pretende demostrar como la fabricación de coches también se inspiró en las ansias de experimentación del arte moderno -cuyo comienzo suele establecerse con el cuadro de Picasso Las señoritas de Avignon (1907)- y la sensualidad del modernismo.

La muestra estudia la evolución en el diseño de los automóviles, explora el contraste entre los patrones europeo y estadounidense y analiza la influencia de las artes decorativas.

Los 15 coches incluidos en la muestra son estos:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento