José Ramón Bauzá ha sido investido presidente de la Comunidad Autónoma este miércoles con los votos de los 35 diputados del PP y el rechazo de los parlamentarios del PSIB (19) y del PSM-IV-ExM y Mes per Menorca (5), sucediendo en el cargo al socialista Francesc Antich, quien hoy ha realizado su última intervención como portavoz del PSOE en la Cámara balear.

Minutos antes de ser investido presidente, Bauzá ha anunciado que su Ejecutivo estará constituido por seis Consellerias, una Vicepresidencia Económica y 31 Direcciones generales, lo que supondrá un ahorro de 26 millones de euros en relación al coste de la anterior estructura institucional del Govern del Pacte en sus inicios.

Bauzá recorta así en siete Consellerias y 35 Direcciones Generales la estructura institucional con la que comenzó el anterior Ejecutivo, mientras que supone cuatro Consellerias menos, en relación a las 10 que había al final de la legislatura en el Govern de Francesc Antich.

Durante la votación, los diputados han expresado en voz alta si daban su apoyo, rechazo o abstención al nombramiento de Bauzá como presidente del Govern. Los parlamentarios han comenzado a votar en estricto orden alfabético a partir de la diputada Isabel Oliver (PSIB), cuyo nombre ha sido elegido por azar, y que ha votado en contra de la investidura del 'popular'.

Poco antes de ser elegido presidente, Bauzá ha remarcado que su principal objetivo en su mandato será que cuando finalice esta legislatura y vuelva a ser "un farmacéutico más" se sienta "orgulloso de haber mejorado la vida de las personas".

"Estoy seguro que cometeré errores, pero les pido confianza porque siempre actuaré movido por los intereses de la Comunidad y de la sociedad", ha remarcado Bauzá, que ha deseado suerte a Antich en su nueva etapa como senador autonómico.

Asimismo, el nuevo presidente de Baleares le ha agradecido a su antecesor los servicios prestados en la comunidad, que, según ha resaltado, "muchos de ellos son desconocidos pero agradecidos tanto en público como en privado".

Así, Bauzá ha confiado en que Antich "seguirá trabajando" por los intereses de Baleares y le ha mostrado su disposición a hacer un trabajo conjunto con "lealtad a Baleares y al Estado".

Por otra parte, se ha marcado como principales objetivos para esta legislatura la "mejora del sistema educativo; reducir el paro; disminuir las listas de espera en la sanidad; ayudar a las personas que lo están pasando mal; recuperar el sector agrícola; mejorar algunas infraestructuras; ayudar a los emprendedores; mejorar la conectividad entre las islas; recuperar el turismo de Menorca y que no pasen cosas como el último incendio en Ibiza".

Un govern sin "sorpresas"

"Es responsabilidad de todos que este barco llegue a buen puerto y estoy aquí para asumir la mía con respeto y orgullo", ha resaltado Bauzá, quien ya ha avanzado que pretende que sea un Govern que ofrezca "pocas sorpresas, porque todo está escrito y anunciado, de forma que no hay nada más, ni proyectos estrellas".

De este modo, ha remarcado que su partido tiene una "gran responsabilidad" para hacer que las cosas "cambien a mejor", dado que, según ha señalado, el programa electoral del PP "no fue fruto de la reflexión de unos pocos por muy expertos que fueran, sino de mucho trabajo y de muchas reuniones con profesionales, colectivos y la sociedad civil".

"Es el fruto de estar en la calle y reconocer lo que preocupa a las personas y cuáles son las ideas respecto a las soluciones", ha sostenido Bauzá, quien ha mostrado su "satisfacción" por la forma en la que ha transcurrido el debate de investidura.

Así, ha afirmado que cuando habla de una nueva forma de hacer política y de una "esperanza" de que las cosas vayan mejor se refiere a lo sucedido estos días en el Parlament, donde ha habido "personas trabajando en positivo por el bien de los ciudadanos y de Baleares alejándonos de debates estériles y respetando las ideas de los otros, porque todos coincidimos en una cosa, que es que queremos que todo vaya mejor para todos".