Oficina de empleo
Imagen de archivo de una cola de gente frente a una oficina de empleo. JORGE PARÍS

Los desempleados tardaron de media 5,8 meses en encontrar un nuevo puesto de trabajo durante 2010, casi mes y medio menos de lo que tardaban en 2009, cuando el tiempo de espera estaba en 7,2 meses, según un informe elaborado por Creade Lee Hecht Harrison.

No obstante, el estudio indica que el tiempo medio es mayor o menor en función de los colectivos, y señala que son los mayores de 45 años, quienes tienen mayores complicaciones en su reubicación, pues tardan una media de 6,9 meses en volver a encontrar un empleo.

El 20% de los candidatos aceptan la primera oferta razonable que recibenPor tiempo de recolocación, el 30% de los candidatos accedieron a un nuevo puesto de trabajo en un plazo inferior a tres meses, el 32% lo logró entre los tres y los seis meses y el 31% alcanzó su objetivo entre los seis meses y el año. Asimismo, asegura que tan sólo un 7% tardó más de un año en conseguir trabajo.

Además, el estudio indica que el área comercial es el que mejor tiempo de recolocación obtiene, con cinco meses de media, seguida de las profesiones de managers y técnicos o mandos (5,8 meses). Por su parte, los directivos tardan una media de 7,4 meses.

Asimismo, apunta que en torno al 20% de los candidatos aceptan la primera oferta razonable que reciben, mientras que en años anteriores tendían a rechazar aquellas que no eran acordes a los puestos desempeñados.

Salarios más bajos

Respecto al sueldo, el 65% de los candidatos que consiguieron recolocarse vieron reducido su salario debido al ajuste de sueldos que ha experimentado el mercado laboral ante la crisis económica.

En cuanto al tipo de contrato, el estudio destaca que sólo el 36% de los candidatos encontraron un empleo con carácter indefinido, menos que en 2009 cuando la mitad de ellos consiguió esta estabilidad laboral. Asimismo, remarca que el 8% de los candidatos optó por un empleo por cuenta propia como vía de recolocación.

Por último indica que el 56% de los candidatos usó los contactos personales y profesionales para recolocarse, mientras que el 14% optó por los anuncios de empleo, el 10%, por intermediarios y, solo el 5%, por una candidatura espontánea.