Tomando el sol
Una mujer se broncea en la orilla de la playa. EP

La agencia americana que regula los almientos y medicamento de Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés: Food and Drug Administration)  ha modificado y endurecido las normas para el etiquetado de las cremas solares.

También ha desarrollado nuevos protocolos para contrastar la efectividad de estos productos.

El objetivo es reducir la confusión del consumidor Los consumidores comenzarán a percibir estos cambios en las etiquetas en el verano de 2012.

En EE UU, los protectores solares ya no podrán publicitar como a prueba de agua o de sudor (waterproof o sweatproof), tendrá que poner que son resistentes al agua obligando a precisar el tiempo de dicha resistencia acuática, que puede ser de 40 o de 80 minutos.

Tampoco se les podrá llamar "bloqueadores solares" ya que no hay pruebas de que bloqueen todas las radiaciones solares.

Según las nuevas directrices, los proctores serán etiquetados como "de amplio espectro" si bloquean las radiaciones UVB y un porcentaje de radiación UVA, y para ser considerados así deben superar una prueba estándar que lo certifique.

Las radiaciones UVB son la principal causa de quemaduras solares, mientras quetanto los rayos ultravioletas A y B causan envejecimiento y cáncer de piel.

Sólo los productos de amplio espectro y que tengan un factor de al menos 15 podrán anunciar que reducen el riesgo de cáncer de piel o envejecimiento cutáneo.

Es más, aquellos protectores que no sean de amplio espectro o tengan una protección inferior a 15 deberán advertir de que no protegen contra el cáncer o el envejecimiento.

La administración norteamericana considera que con la etiqueta de "amplio espectro" se garantiza a los consumidores una protección adecuada contra ambos tipos de radiación (UVA y UVB), mientras que el factor de protección orienta del tiempo que dura la protección.

Además, se está estudiando incluir una norma que impida a los protectores solares tener un factor superior al 50, ya que aseguran que no hay evidencias de que  "aporte un beneficio adicional significativo".

¿Y en Europa?

En 2008, la Comisión Europea aprobó un nuevo sistema de etiquetado, que incluía, además del tradicional factor de protección para los rayos UVB (causantes de las quemaduras), el nivel de protección frente a los rayos UVA, responsables del envejecimiento prematuro de la piel y que afectan al sistema inmunitario.

Bruselas ya recordó que ningún producto solar ofrece protección completaEntonces, se prohibió el uso de términos "engañosos" como 'pantalla total' o 'protección total', ya que ningún producto solar puede ofrecer una protección completa a los rayos UVA y UVB.

El etiquetado, en vigor desde 2008, responde a un acuerdo logrado entre el Ejecutivo comunitario y la industria el pasado año.

Según la asociación europea de la industria cosmética, el 95% de los productos de protección solar comercializados en la UE cuentan ya con el sello UVA, que fue introducido por la propia industria tras una recomendación de Bruselas en 2006.

Aprender a vivir con el sol

En cualquier caso, una correcta protección solar puede evitar ocho de cada diez melanomas, pero la fotoprotección no se limita a ponerse una crema, sino que debe convertirse en una filosofía: aprender a vivir con el sol.

Una adecuada protección solar es la mejor manera de prevenir el melanoma, la variante más agresiva del cáncer de piel, que causa 700 muertes al año en España, más de dos cada día.

Ese saber broncearse incluye los procedimientos artificiales. Conviene recordar que tomar más de 100 sesiones de rayos UVA a lo largo de toda la vida es un factor de riesgo adicional para desarrollar un melanoma.