La Audiencia de Málaga ha confirmado la pena de dos años de prisión impuesta por un juzgado de lo Penal al delegado de una empresa de vigilancia y seguridad por quedarse con más de 6.000 euros de facturas de clientes. Así, se rechaza el recurso de apelación.

Según se declaraba probado en la sentencia recurrida, el acusado era delegado en Málaga de una empresa y cobró facturas de clientes "apoderándose en su propio beneficio" de distintas cantidades de dinero.

Así, cobró cinco facturas por un importe global de 6.722 euros. Por esto, se le condenó por un delito continuado de apropiación indebida a dos años de prisión y a que indemnice a la empresa para la que trabajaba en la cantidad que cobró y se quedó.

La defensa presentó un recurso basado en error de la valoración de la prueba, según la sentencia a la que tuvo acceso Europa Press, aunque la Sala lo ha desestimado y considera, una vez analizada la causa, que no observa dicho error.

El Tribunal indica que se acredita el pago por los clientes y no la documentación de ingreso en la empresa. En este sentido, se dice que se condena porque se acreditan los hechos en su contra, pero no la inexistencia de los mismos ni lo que alega en su defensa.

Consulta aquí más noticias de Málaga.