Medio centenar de 'indignados' se ha concentrado este miércoles ante el Pazo do Hórreo, sede de la Cámara gallega, para protestar contra la clase política y las prácticas de corrupción con la que le asocian.

Coincidiendo con la sesión de control al gobierno, y al tiempo que en el hemiciclo los grupos de la oposición hacían sus preguntas al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, los 'indignados' compostelanos advertían de que "el pueblo estaba fuera" y no dentro de las paredes parlamentarias.

Entre las reivindicaciones hechas públicas con el altavoz que pasó de mano en mano, se encontraron las críticas al aumento de la jubilación hasta los 67 años, los desahucios por impagos de hipoteca y la demanda de rebajar el porcentaje para entrar en el Parlamento (actualmente está en el 5 por ciento y piden reducirlo a cero).

Posteriomente fueron elevadas al Registro del Parlamento a cargo de tres representantes del colectivo, que entraron en el Pazo do Hórreo para hacer llegar sus propuestas que ya están avaladas por unas 5.000 firmas, según comentó a Europa Press uno de los 'indignados'.

Aunque la protesta ha sido pacífica, cuando pasadas las 10.00 horas llegaron a la calle del Hórreo, uno de los policías nacionales que custodiaban la entrada del Parlamento les pidió que se ubicasen en la acera de enfrente por cuestiones de seguridad, lo cual fue contestado por los 'indignados, quienes reclamaron su derecho a estar en la vía pública.

Con todo, y pese algunas protestas, los manifestantes se dirigieron hacia la acera en la que es habitual que se concentren los distintos colectivos cuando acuden al Parlamento a llevar sus reivindicaciones y, allí, desarrollaron distintas actividades como cánticos de protesta o juegos.

Ya cerca de las 11.00 horas, se unieron a los 'indignados' casi un centenar de personas en contra de los recortes educativos en una concentración apoyada por la CIG. MANIFIESTO

En su manifiesto, los 'indignados' advierten de que "no son piezas del juego" político y avisan de que el pueblo "no acepta que la clase política baje la cabeza ante los mercados" y "no comprende los privilegios". "El pueblo no soporta que se le mienta, que lo ninguneen y que sus justas reivindicaciones se desprecien", señalan.

"Estamos indignados clase política", exclaman, para apuntar que la clase política es la "minoría". "Casta parásita, sorda y ciega a la opinión de un pueblo que ignoráis", reprocha.

Asimismo, advierten de que ni están "de broma ni se trata de ningún juego". "Aunque nos veáis pobres, durmiendo y en tiendas improvisadas en la calle y con las manos llenas de flores: ni estamos de broma ni se trata de ningún juego", reza el manifiesto, en el que se parafrasea el Himno gallego para espetar: "pero sólo los ignorantes, heridos y duros, imbéciles y oscuros, no nos entienden no".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.