Barceló y la empresa italiana Turismo Italia, propiedad del grupo público Invitalia, han firmado un acuerdo para constituir una 'joint venture' con el objetivo de gestionar hoteles en los principales destinos turísticos y de negocios del país, como Roma y Milán, durante los próximos cinco años.

En la nueva sociedad Barceló tendrá el 51% del capital e Italia Turismo el 49% restante, informó la cadena mallorquina.

En virtud del acuerdo, los hoteles propiedad de Italia Turismo serán operados por la nueva sociedad bajo régimen de alquiler y bajo régimen de gestión aquellos hoteles que pertenezcan a terceros.

En 2012, la nueva 'joint venture' incorporará los tres primeros hoteles propiedad de Turismo Italia, con una oferta de 1.095 habitaciones.

Se trata de los establecimientos Simeri Golf Resort (286 habitaciones), actualmente en construcción, y el Vilaggio Floriana di Simeri (347 habitaciones) y el Vilaggio Pisticci di Metaponto (459 habitaciones), que actualmente están siendo reformados.

El objetivo es proseguir la expansión de la nueva sociedad con más unidades en enclaves turísticos de primer orden, tanto a nivel de ocio como de negocio, y teniendo como localizaciones prioritarias Roma y Milán, entre otras ciudades.

Para el director regional de hoteles para la Cuenca Mediterránea de Barceló Hotels & Resorts, José Canals, la nueva sociedad garantizará a la cadena mallorquina la entrada en Italia de la mano de una compañía local "que conoce muy bien el mercado" y cuyo 'know how' le permitirá consolidar !una importante presencia en todo el país".

Barceló aportará su experiencia en la gestión, tanto de hoteles urbanos como, sobre todo, de resorts vacacionales, "un producto 'made in Spain' que cada vez está siendo más valorado en todo el mundo".

Por su parte, el director general de Italia Turismo, Carlo de Romedis, subrayó que este acuerdo permite a la firma italiana tener "una presencia estable" en Italia con un operador internacional como Barceló, lo que contribuirá a incrementar la llegada de más turistas al país, "favoreciendo la desestacionalización del turismo en las zonas implicadas".

Además, se mostró confiado en que "proporcionará una mejora significativa en la calidad de la gestión del mercado hotelero, algo que es de vital importancia y de lo que se puede beneficiar todo el sector".