El futuro presidente de la Diputación de Lleida, Joan Reñé, alcalde de Fondarella, baraja la posibilidad de plantear mancomunar servicios en pueblos pequeños para garantizar mejoras en ellos.

En declaraciones a Europa Press, Reñé, que será elegido en los próximos días presidente en sustitución del republicano Jaume Gilabert, ha afirmado que en estos momentos en los que las economías municipales están "muy resentidas", la Diputación puede ayudar "de una forma muy comprometida hablando de cómo es capaz de plantear servicios mancomunados para garantizar servicios de calidad en los municipios".

Reñé ha explicado este miércoles que es pronto para detallar cómo va a dirigir la institución provincial: "Hay que ver en qué estado se encuentra la institución, tengo que conocer con más profundidad que ahora toda la estructura y a partir de aquí haremos una propuesta de equipo para estos próximos años".

El convergente considera que la posibilidad de mancomunar servicios es importante ponerla sobre la mesa en un territorio como Lleida donde predominan los pequeños municipios y los medianos y son muchos los servicios que percibe directamente la ciudadanía.

Sobre el recorte de estructuras en diputaciones y consejos comarcales que planteó hace unos días la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, Reñé ha considerado que de un tiempo a esta parte, las instituciones están muy cargadas.

Desde su punto de vista, lo que corresponde ahora es hacer una evaluación de las necesidades porque en este momento la situación es complicada.

Reñé ha recordado que durante la campaña él era de los que predicaba que las instituciones tienen que ser capaces de adelgazar.

Consulta aquí más noticias de Lleida.