La Unión de Consumidores de Castilla-La Mancha-UCE ha recomendado extremar las precauciones en el uso de tarjetas de crédito para evitar perdidas o extravíos, muy habituales en los meses de vacaciones.

Cuando una persona descubre que no tiene su tarjeta de crédito y que ha podido sufrir una sustracción debe ponerse en contacto con la entidad financiera emisora de la misma, para solicitar su anulación, según ha explicado UCE, en un comunicado.

Actualmente todos los bancos y cajas de ahorro disponen de servicios con teléfonos de atención al cliente durante 24 horas. También se debe apuntar la hora y fecha en la que se contacta con la entidad para solicitar la cancelación de una tarjeta, pues en el caso de que no se ejecutara la anulación, desde el momento que contactamos con el banco o caja de ahorro, deberemos proceder a plantear una reclamación y exigir responsabilidades.

Según UCE, las tarjetas cuentan con un seguro que cubre las contingencias que puedan producirse. En los casos de robo es conveniente dirigirse siempre a una comisaría para presentar la oportuna denuncia policial.

Desde la Unión de Consumidores se recuerda que el usuario debe tomar ciertas cautelas cuando comprueba que le están sustrayendo dinero de la tarjeta desaparecida. En este caso si se han cargado compras a la cuenta por alguien que suplantó al titular, la entidad financiera deberá solicitar al establecimiento en el que se efectuó dicha compra el documento de firma para corroborar que no lo hizo la persona autorizada.

De este modo, el banco responsabilizará al establecimiento del robo y será este quien deba reponer el dinero sustraído. También el banco puede exigir responsabilidades al establecimiento por no utilizar correctamente la tarjeta, ya que un comercio antes de aceptar este tipo de pago debe pedir el Documento Nacional de Identidad (DNI) y comprobar que el cliente es el titular de la tarjeta.

En los supuestos de pérdida o extravío de tarjetas, UCE ha recomendado no guardar los números secretos de las tarjetas junto con estas en el mismo monedero, pues eso haría muy fácil la sustracción de dinero en el caso de pérdida o hurto.

Cuando se detecte la falta de la tarjeta hay que actuar con rapidez, telefoneando a la sucursal para anularlas inmediatamente; además, es necesario apuntar la fecha y la hora de la llamada con objeto de verificar que el aviso se hizo en tiempo y forma.

Por último en los casos de robo con fuerza, posibles clonaciones o cargos no realizados por el usuario, siempre se debe denunciar ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pues eso evitará que otras personas puedan ser víctimas.

Consulta aquí más noticias de Toledo.