Supermercado en Alemania
Un carrito de la compra en un pasillo de un supermercado en Muelheim Ruhr (Alemania) JULIAN ATENSCHULTE / EFE

El aumento del precio de los alimentos ha cambiado los hábitos alimentarios del 54% de las personas de todo el mundo y es la mayor preocupación de ciudadanos de los cinco continentes.

Al igual que en los demás países, la mitad de los españoles afirman no comer lo mismo que hace dos años, aunque sólo un 5% asegura que no tiene suficiente para comer a diario.

Así se refleja en una macroencuesta realizada por Intermón Oxfam como parte de la campaña mundial CRECE, cuyo objetivo es abrir un debate para reformar el sistema de forma que "todas las personas tengan siempre suficiente para comer", explicó la organización por medio de un comunicado.

Lanzada con motivo de la próxima reunión de los ministros de Agricultura del G20 en Francia para tratar la crisis global de los precios de los alimentos, la campaña pretende involucrar a toda la sociedad en un debate por internet.

La campaña se lanza con motivo de la próxima reunión de los ministros de Agricultura del G20La encuesta fue realizada en 17 países de los cinco continentes -Australia, Alemania, Brasil, Ghana, Guatemala, España, India, Kenya, México, Países Bajos, Pakistán, Filipinas, Rusia, Sudáfrica, Tanzania, el Reino Unido y EE UU-, con entrevistas a 16.421 personas.

El estudio destaca que el 54% de los encuestados no come lo mismo que hace dos años; la mayoría, un 39%, por el aumento de los precios y un 33% por razones de salud.

En el caso de España, el 46% ha cambiado sus hábitos alimenticios; un 33% por motivos económicos y un 21% por razones de salud.

En Kenia, por ejemplo, un 76% de los encuestados afirmó haber cambiado su dieta, y de todos los que lo han hecho, el 79% culpó al precio de los alimentos.

Diferencias Norte-Sur

Este aumento de los precios preocupa al 66%de los ciudadanos, pero mientras que en los países industrializados la preocupación es que los alimentos sean nutritivos y saludables (43%), en los países más pobres la mayor preocupación es tener acceso a los alimentos, un asunto que inquieta al 57% de los encuestados en Kenia y el 45% de los de Tanzania.

En los países ricos preocupa que los alimentos sean nutritivos y saludables; en los pobres, poder acceder a ellosAsí, una de cada dos personas encuestadas en países en desarrollo como Kenia y Tanzania, afirma que no tiene suficiente para comer a diario, cifra que se reduce a sólo el 6% de los encuestados en los países desarrollados como el Reino Unido, Alemania, Australia y EE UU; y al 5% en el caso de España.

La directora general de Intermón Oxfam en España, Ariane Arpa, ha denunciado que "lo que comemos está cambiando rápidamente y para demasiadas personas está cambiando a peor. Una gran cantidad de personas, especialmente en los países más pobres del mundo, están reduciendo la cantidad o la calidad de los alimentos que consumen por el aumento del precio".

"Los líderes mundiales, especialmente los del G20, deben actuar ahora para arreglar el sistema alimentario, que no funciona", subrayó.

Tres claves

Regular los mercados de materias primas, reformar las políticas de biocombustibles e invertir en los pequeños productores en los países más pobres son las claves que deberían guiar esta reforma.

Y para potenciar este debate, Intermón Oxfam ha organizado un diálogo global por Internet sobre cómo se pueden cultivar y compartir mejor los alimentos ahora y en el futuro.

En el debate ya han participado personalidades como el ex presidente de Brasil, Lula da Silva; el arzobispo y premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu; la compositora y artista Angelique Kidjo de Benin y los actores Gael García Bernal de México, Amar Waked de Egipto y Hai Qing, de China.