Penélope Cruz
Penélope Cruz, con su inseparable anillo. ARCHIVO

Penélope Cruz tiene un amuleto: un anillo que parece de oro macizo con una piedra preciosa engarzada, quizá un rubí. A veces lo lleva en el dedo índice, a veces en el anular.

Es su silencioso compañero de fatigas desde hace mucho tiempo; comenzó a aparecer en su mano con sus primeros triunfos en Hollywood, en el año 2000, cuando compartía cartel con Matt Damon en Todos los caballos bellos y con Johnny Depp en Blow. El famoso anillo aparece incluso en el cartel de esta última película, y vuelve a estar en su dedo como un complemento más de Sofía Serrano, su personaje en Vanilla Sky, junto a Tom Cruise.

El anillo que luce es una joya de nuestra abuela Lo llevaba cuando presentó los Grammy latinos (2000) junto a Antonio Banderas, en la entrega de Premios de Cine Europeo (2004), cuando ganó el galardón a la mejor actriz por Volver en Cannes (2006), en los Globos de Oro (2007 y 2009), en la Berlinale de 2008 y en el almuerzo de los nominados a los Oscar (2009).

Este año se lo puso para recibir su estrella en el Paseo de la Fama (en abril) y en la presentación de Piratas del Caribe en Madrid (mayo). Tampoco falta la joya en los catálogos de moda de Mango que ha protagonizado.

Cuando salía con Matthew McConaughey, la prensa afirmó que llevaba un anillo de compromiso, pero su hermana, Mónica Cruz, lo desmintió: "El anillo que luce es una joya de nuestra abuela". No sabemos si se refería a esta sortija, pero es conocido por todos el cariño que Penélope ha profesado siempre a su abuela materna, Isabel. Y por el apego que la actriz muestra a la joya, bien podría ser un recuerdo familiar.