El Museo Guggenheim Bilbao acoge hasta el 8 de enero de 2012, 'Abstracción pictórica, 1949-1969: Selecciones de las Colecciones Guggenheim', una exposición que analiza las tendencias artísticas fundamentales del arte norteamericano y europeo, en un recorrido único por dos décadas de creación.

Por medio de cerca de ochenta obras de más de sesenta artistas procedentes de las colecciones del Solomon R. Guggenheim Museum, la Peggy Guggenheim Collection y el Museo Guggenheim Bilbao, la muestra explora las similitudes entre distintas manifestaciones artísticas surgidas en Europa y Norteamérica.

Muchas de las obras expuestas fueron adquiridas por el Solomon R. Guggenheim Museum entre 1952 y 1960, bajo la administración de su segundo director, James Johnson Sweeney. Desde que se inauguró en 1997, el Museo Guggenheim Bilbao ha contado con el arte de este período como punto de partida para la formación de su Colección Propia.

Se trata de cerca de ochenta obras de más de sesenta artistas internacionales, entre los que se encuentran Karel Appel, Alberto Burri, Willem de Kooning, Ellsworth Kelly, Piero Manzoni, Jackson Pollock, Antoni Tàpies y Victor Vasarely, entre otros.

Durante la Guerra Fría surgieron numerosos enfoques estilísticos dentro de la abstracción pictórica. En respuesta al caos provocado por la Segunda Guerra Mundial y al auge de la filosofía existencialista, los artistas europeos recurrieron a la hibridación y a la síntesis, en contra de los valores utópicos y experimentales anteriores. El Arte Informal, o arte sin forma, abarca una gran variedad de prácticas abstractas y métodos pictóricos que emergieron en esa posguerra.

Mientras tanto, la pintura en EE.UU. evolucionaba hacia un estilo muy expresivo basado en el gesto. Del mismo modo que los informalistas, los expresionistas abstractos se interesaron por el proceso y los fundamentos de la creación artística, así como por ahondar en el subconsciente o en los estados emocionales.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.