Al Qaeda no participó en los atentados del 7-J en Londres, según una investigación

La red terrorista Al Qaeda no estuvo implicada en los ataques que tuvieron lugar el 7 de julio en Londres, según las conclusiones de la investigación gubernamental sobre la matanza a la que ha tenido acceso el diario británico The Observer.El dominical asegura que los investigadores han llegado a la conclusión de que los atentados respondieron a una conspiración "simple y barata" de cuatro terroristas suicidas que querían convertirse en mártires.
Los cuatro supuestos suicidas entran en la estación de Luton (Reuters)
Los cuatro supuestos suicidas entran en la estación de Luton (Reuters)
Reuters

El borrador del informe definitivo de la investigación oficial, que se divulgará en las próximas semanas, revela que los ataques del 7-J no fueron el resultado de una trama diseñada por Al Qaeda, tal y como sospechó la Policía en un principio, explica el periódico.

Por el contrario, se trató de una

operación de poca envergadura en la que los cuatros autores de la masacre pusieron en práctica su plan después de examinar varias páginas de Internet sobre terrorismo.

Además, los ataques fueron baratos, ya que las "mochilas-bomba" utilizadas por los terroristas no costaron más de unos pocos cientos de euros.

La operación costó unos pocos cientos de euros

"Los atentados de Londres fueron una operación modesta y simple de cuatro hombres aparentemente normales que usaron Internet", comentó al rotativo una fuente del Ejecutivo británico.

Los investigadores también han establecido, siempre según The Observer, que no hubo un "quinto terrorista", una hipótesis que se barajó a raíz del descubrimiento de una mochila llena de explosivos en un coche abandonado en Luton (norte de Londres).

De acuerdo con el dominical, estas conclusiones suscitarán "nuevas inquietudes sobre la vulnerabilidad del Reino Unido ante un atentado de un grupo pequeño y poco sofisticado".

Asimismo, el informe del Gobierno puede generar críticas

contra el servicio de espionaje británico, que identificó al maestro de escuela Mohamed Sidique Khan, de 30 años y supuesto "cabecilla" del ataque, meses antes de la matanza, pero no le vigilaron de cerca.

Los autores, cuatro terroristas aislados

Los terroristas fueron los británicos de origen pakistaní Khan; Shehzad Tanweer, de 22 años, y Hasib Hussain, de 18, y otro británico de procedencia jamaicana que respondía al nombre de Germaine Lindsay, de 19 años.

Sobre el perfil psicológico de los cuatro suicidas, la investigación gubernamental revela que vivían dobles vidas, pues alternaban una interpretación radical del Islam con el disfrute del estilo de vida occidental.

Los terroristas perpetraron los atentados contra tres convoyes del metro y un autobús urbano londinenses en la mañana del 7 de julio de 2005.

Dos semanas más tarde, otros cuatro individuos emularon a los autores del 7-J al intentar detonar otras tantas bombas en tres convoyes del metro y un autobús urbano de la capital británica, si bien esta vez hubo suerte porque los artefactos no explotaron.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento