Tiendas en campaña
Algunas de las tiendas de los 'indignados' que han decidido quedarse acampados en Sol de modo  independiente. JESÚS TRAVIESO

No todos los 'indignados' de Sol se van este domingo de la plaza. Un grupo de ellos ha decidido seguir acampados, a título individual, para continuar con las protestas en contra de políticos y banqueros. Son el ejemplo de aquella gente que no está de acuerdo con las decisiones tomadas en la última gran asamblea, en la que se acordó levantar la acampada y continuar con el movimiento, expandiéndolo a los barrios.

"Queremos resistir, porque no hay una acción política", dice una de las personas que llevan acampadas en Sol desde el primer día. Algunos se unieron a la acampada poco después, pero la idea que comparten es común: "El campamento no debería haberse levantado así, todavía hay muchas cosas por hacer", dicen.

En su opinión,"no se ha conseguido nada" y consideran que levantar la acampada de Sol "no ha sido lo correcto".

La gestión y organización

Surgen dudas en torno a la organización y gestión de los 'indignados' que permanecerán allí. Aunque indican que no tendrán financiación económica de nadie, "tienen algunos recursos y habrá ayudas", dicen esperanzados.

Los que siguen acampados confiesan que hubo "rencores" entre los 'indignados' que pasaban la noche allí y los que no lo hacían, pero formaban parte de las comisiones. "Había gente que no vivía aquí y tenía más voz que los que sí estaban acampando". Por eso, creen que la gestión de la acampada debió ser diferente desde el principio.

Lo que está claro es que se van a quedar allí, aunque todavía no saben cómo lo harán: "Nos quedamos solos", dice uno de ellos. La protesta, por ahora, será resistir en Sol. "Estaríamos mejor en casa, pero queremos seguir luchando", concluyen.

Consulta aquí más noticias de Madrid.