La plataforma en defensa de la enseñanza concertada de Baleares -formada por las entidades que conforman la Mesa Sectorial a excepción de CCOO, UGT y STEI-i- ha advertido que la deuda que la Conselleria de Educación mantiene con los centros que imparten este tipo de educación "pone en peligro" el pago de las nóminas al personal no docente.

Según indican, el retraso en el pago de los gastos de funcionamiento de los centros concertados sobrepasará esta semana los cinco millones de euros y "compromete de forma seria" el pago de los nóminas de junio al personal de mantenimiento, limpieza o administrativo, entre otros. Además, tampoco está asegurado el pago de las facturas a las pequeñas empresas que prestan servicio a estos centros.

"Esta situación, que provocó en el mes de abril la necesidad de acudir al endeudamiento bancario, se está volviendo insostenible para los centros, ya que, por un lado el límite de endeudamiento de los colegios se está superando y, por otro, el mes de junio se tienen que abonar pagas extraordinarias al personal, sin que, además, que los centros dispongan los meses de verano de ingresos por actividades o servicios complementarios".

Por ello, la Plataforma, que este lunes informará a los medios en rueda de prensa de esta deuda, ha pedido al nuevo Govern que priorice el pago de estas partidas sobre cualquier otros conceptos.

Esta petición tiene lugar después de que el pasado viernes la portavoz del Govern en funciones, Joana Barceló, informase que se ha alcanzado un acuerdo con diversas entidades financieras para que el próximo Ejecutivo autonómico pueda disponer de 150 millones de euros y, "de manera inmediata", tenga la posibilidad de pagar a los proveedores.

Barceló explicó que el Ejecutivo en funciones ha dejado "preparada" esta operación para que el nuevo conseller de Economía "pueda firmarla y disponer de estos recursos". No obstante, lanzó un mensaje de "máxima tranquilidad" asegurando que existen los "recursos necesarios para el pago de las nóminas".