La puesta en explotación de la terminal A, que ha supuesto una reorganización de los sistemas de seguridad, ha llevado a Cruceros Málaga —explotadora de la misma— a comenzar a cobrar, a partir del 1 de julio próximo, una tarifa de 0,45 euros aplicable a todos los pasajeros que discurran por las instalaciones portuarias del Muelle de Levante.

La reorganización de la seguridad, según la gerente de Cruceros Málaga, Susana Gutiérrez, que ha enviado una comunicación a los afectados, "obliga a tomar como referencia los modelos de seguridad aeroportuarios españoles que ya están vigentes en la mayoría de las terminales de cruceros de España".

De este modo, prosigue, la Autoridad Portuaria ha autorizado a prestar el servicio de seguridad a Cruceros Málaga, así como los medios humanos y materiales y el mantenimiento de los mismos. De este modo, para sufragar el coste de esta prestación, se aplicará la tasa de 45 céntimos de euro por pasajero, según ha podido conocer Europa Press.

Esta medida no ha sentado bien en los consignatarios a los que se les ha trasladado puesto que cada salida, teniendo en cuenta que un buque pueda transportar a 3.500 pasajeros de media, supondría un gasto extra superior a los 1.500 euros por barco.

En este sentido, según han destacado fuentes consignatarias a Europa Press, si una compañía de cruceros realiza 28 embarques y desembarques, sin contar las escalas, debería pagar por ello más de 88.000 euros.

Así, han puntualizado que "no es de mucha lógica incrementar una tasa en mitad de la campaña" y han agregado que la planificación se suele hacer "con bastante antelación, de un año e incluso a veces de dos", por lo que han demandado a la explotadora que les informe a través de tarifas oficiales. Esto supondrá "un serio conflicto", según un consignatario, quien ha recordado que detrás hay puertos "como Valencia o Alicante que están pidiendo paso".

Los consignatarios cargan las tasas posteriormente a las navieras y éstas a sus pasajeros "pero una persona que ha comprado un viaje en enero para disfrutarlo en agosto no le vas a decir ahora que pague un euro más".

Situación "sobrevenida"

La gerente de Cruceros Málaga, por su parte, ha admitido a Europa Press que la situación "es sobrevenida" y ha agregado que los armadores sabían que era una tarifa que "tarde o temprano" iba a llegar.

"No nos complace cobrar esta tasa y sabemos que llega antes de lo previsto pero estamos abocados a esto y estamos barajando varias posibilidades porque tenemos que cuidar a nuestros clientes, hay que llegar a un punto de equilibrio y estamos hablando con ellos, con los que tenemos un contacto fluido", ha manifestado Gutiérrez.

Así, ha apuntado que la tasa será efectiva no sólo en la terminal A, la más reciente, sino en la B, y ha recordado que ya se paga en otras instalaciones de este tipo como en Barcelona. "Nos han instado a tomar como modelo la seguridad aeroportuaria", ha reiterado.

Por su parte, desde una de las navieras con más implantación en Málaga no han querido entrar en valoraciones sobre esta tasa pero sí han indicado que estarán "expectantes" ante la entrada en vigor de la misma. No obstante, han asegurado que su prioridad "es la seguridad de los pasajeros". TRABAJADORES

Precisamente, el pasado lunes el comité de empresa de la Autoridad Portuaria y las secciones sindicales de CCOO, UGT y USO enviaron un escrito al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, "alarmados" por las actuaciones del Puerto "y que alteran gravemente el funcionamiento de normalidad que había en el tráfico de cruceros en la capital".

A juicio de estos trabajadores, estas decisiones "se realizan al dictado de unos intereses privados concretos y no de los intereses públicos". Además, continúan, "ponen en grave riesgo en el corto y medio plazo un tráfico tan vital para nuestra provincia y limítrofes dada su importancia socio-económica". Además, exigen una "rectificación" al presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Linde.

Consulta aquí más noticias de Málaga.