Hasta cinco organismos distintos públicos y privados -el Govern, Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento, Emaya y las empresas que tienen la concesión de explotación de la zona- se encargan de la limpieza y mantenimiento de las playas de Palma con el objetivo de que presenten una buena imagen durante la temporada turística.

En el caso concreto de las cinco playas de la capital balear, cada uno de los organismos que interviene se encarga de unas funciones concretas. Así, Autoridad Portuaria se ocupa de la limpieza del paseo de Can Pere Antoni, la empresa pública Emaya limpia y vacía los contenedores de la primera línea de playa y el Govern del mantenimiento del carril bici, según han informado a Europa Press fuentes del consistorio balear.

Además, las empresas a las que se ha adjudicado la concesión de explotación de las playas están obligadas por su contrato a ocuparse de la limpieza de dichas zonas. Finalmente, el Ayuntamiento de Palma también participa con una cuadrilla de refuerzo que limpia el litoral todo el año.

Por otra parte, el director general de Ordenación del Territorio balear, Bernat Aguiló, ha señalado en declaraciones a Europa Press que el Govern tiene en marcha un programa de limpieza del litoral balear compuesto por diez brigadas terrestres -cada una de ellas compuesta por cuatro operarios y un vehículo todoterreno- que trabajan desde mediados de abril hasta finales de agosto.

Dichas brigadas están integradas por personas en riesgo de exclusión social que son contratadas gracias a la intermediación de entidades sociales. En Mallorca hay asignados cinco de estos grupos, en Menorca dos, en Ibiza otros dos y en Formentera uno.

Este servicio, que se encarga de retirar los residuos, se coordina con las empresas concesionarias de las playas para evitar las duplicidades. Así, las brigadas del Govern se ocupan especialmente de las zonas en las que no actúan las empresas concesionarias, como pueden ser, por ejemplo, los accesos o la primera línea de mar.

CASI 20

Toneladas de residuos retirados

Aguiló ha indicado que sólo durante el pasado mes de mayo estas brigadas retiraron 19,5 toneladas de residuos de las playas del archipiélago. De éstas, 5,5 toneladas fueron envases; unas 5 más madera (3,3 toneladas de madera natural y 1,6 artificial); 1 de materia orgánica; y el resto de otro tipo de materiales.

El director general ha remarcado que las algas que se acumulan en las orillas de las playas no son residuos, sino elementos naturales que cumplen una función. Así, por ejemplo, no es aconsejable su retirada puesto que impiden que la arena se desplace, al tiempo que favorecen la biodiversidad de la zona.