Los tres 'indignados' que fueron detenidos este sábado tras haberse encaramado por unos andamios y haber subido hasta el balcón del Ayuntamiento de Palma han pasado ya a disposición judicial y se prevé que en las próximas horas el juez les tome declaración y decida dejarles en libertad o, por el contrario, decretar alguna medida cautelar contra ellos.

Así han informado fuentes del Juzgado de Guardia a Europa Press, después de que estas tres personas, a quienes se les imputa un delito de desobediencia y resistencia a la autoridad, hayan pasado su prmera noche en los calabozos de la Policía Local de San Fernando. Estos tres 'indignados' formaban parte de un acto organizado como respuesta al traspaso de poderes que tenía lugar en el consistorio palmesano.

Tras subirse al balcón y saludar al resto de personas concentradas, fueron esposados y conducidos, por la parte trasera del Ayuntamiento, a un furgón policial. No obstante, varios 'indignados' se concentraron frente al vehículo para impedir su paso, por lo que la Policía tuvo que efectuar varios empujones a estas personas para permitir el traslado.

Los tres detenidos formaban parte del grupo de más de 300 personas que participó este sábado en un 'funeral' por la democracia. Cabe recordar que la marcha en la que participaron estas tres personas partió sobre las 11.00 horas de la Plaza España y finalizó a las puertas del Consistorio, donde realizaron una cacerolada, coincidiendo con el cambio de Gobierno en el Ayuntamiento de Palma y la toma de posesión del nuevo alcalde, Mateo Isern.

El acto de los tres 'indignados' se produjo minutos después de que abandonara el Ayuntamiento el nuevo alcalde de Palma, el 'popular' Mateu Isern, quien fue recibido por los 300 'indignados' con abucheos y con gritos de 'fuera', 'ladrones' y 'no hay pan para tantos chorizos'. Preguntado sobre su valoración acerca de esta concentración, Isern indicó que no quería hacer ninguna declaración al respecto.

Tras la salida a pie del alcalde, varios simpatizantes del PP se asomaron al balcón del Ayuntamiento con banderas y gorros de este partido, lo que provocó que los 'indignados' empezaran a gritar 'queremos subir, queremos subir'.

Acto seguido y cuando la rúa tenía pensado regresar de nuevo a la Plaza España, los tres jóvenes que fueron arrestados se encaramaron a unos andamios colocados en la fachada del Ayuntamiento y con gran agilidad y ante la mirada atónita de los agentes de la Policía Local que se encontraban abajo subieron hasta el balcón del Ayuntamiento, desde donde saludaron a las personas integrantes del movimiento 15-M.